jueves, 22 de junio de 2017

La creatividad y otros mitos pedagógicos.


La insistencia en ciertas metodologías es sospechosa. ¿Habrá cosas más potencialmente manipuladoras que un juego, un dibujo, una canción, o una dinámica de grupos? La palabra y el diálogo permiten la autorreferencia y la reflexión. La imagen o el arte (a no ser que luego se dé la palabra) no. Por eso son medios fabulosos para infundir de forma dogmática e inconsciente todo tipo de ideas (porque la asepsia ideológica que se pretende es, por supuesto, imposible: todo – incluso no decir nada – es ideología)... De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 15 de junio de 2017

El don


Decía el filósofo Jacques Derrida que un regalo solo es tal si no conocemos quién nos lo hace. Si lo conocemos, ya no es un regalo (o un “don” como dice él), sino una deuda contraída, una forma sutil de incluirnos en el sistema de toma y daca del mercado. Más aún si ese regalo son trescientos veinte millones de euros. Esta es la cantidad que ha donado la Fundación del empresario multimillonario Amancio Ortega para adquirir máquinas de diagnóstico y tratamiento del cáncer en hospitales públicos.

¿Es legítimo que el sistema de salud pública (es decir, el Estado) acepte donaciones de este tipo para financiar necesidades sanitarias? ¿Qué deudas contrae la sociedad al aceptar estas donaciones?... Sobre esto trata nuestra última colaboración en el diario.es Extremadura.


Sobre el ser y la metafísica II (7ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)


El pasado miércoles celebramos nuestra 7ª sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. La segunda dedicada a la ontología. Después de establecer ciertas distinciones inevitables en cuanto al ser (el ser en sí, y el ser como apariencia), y de describir sumariamente los dos grandes grupos de teorías metafísicas (metafísicas de la trascendencia y metafísicas de la inmanencia), pasamos a explorar con todo detenimiento el grupo de metafísicas inmanentistas que apuestan por identificar el ser con la naturaleza. A estas teorías, que reciben muchos nombres (realismo, materialismo, cientifismo, naturalismo...), se les concede hoy un enorme crédito. Sin embargo, plantean enormes problemas lógicos y ontológicos, hasta el punto de que, pensadas hasta el fondo, conducen al nihilismo y al escepticismo más radical. Para salvarse de el, la metafísica naturalista acude a teorías como el nominalismo (o ficcionalismo), el conceptualismo o el emergentismo, todas ellas teorías igualmente discutibles (de hecho, fue lo que más se discutió en la sesión). El próximo miércoles 22 trataremos de las metafísicas inmanentistas que identifican el ser con la mente (las metafísicas idealistas) y de las metafísicas de la trascendencia, y veremos si no nos quedamos atrapados en alguna alucinación o sueño, o abducidos por el misterioso mundo de las ideas...  

Como siempre, y mientras edito las notas de la ponencia comparto la presentación que da idea de todo lo que tratamos y una bibliografía básica.









miércoles, 14 de junio de 2017

Por la raja de tu falda

Justificar la censura del cuerpo o la ropa de alguien «porque provocan emociones y acciones que no podemos controlar» equivale a eximirnos de nuestra condición humana y concebirnos como un autómata. Es, además, el mismo argumento que emplean los defensores del «burka». O –en otro orden de cosas, pero que siempre viene muy al pelo– los enemigos de la libertad de expresión: «como eso que dices, o de lo que te ríes, vulnera mis sentimientos o mis creencias, te callas»... De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí  

jueves, 8 de junio de 2017

Sobre el ser y la metafísica I (6ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

El pasado miércoles celebramos nuestra 6ª sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres.  Esta vez dedicada a la ontología. Nos preguntamos por el ser, es decir, por lo más absoluto y radical de todo. ¿Qué es "es"? ¿Es una estéril tautología, una mera palabra, un concepto, o es la realidad suma? ¿Es lo que tenemos delante de las narices, o más bien detrás, o algo más allá de ellas? ¿Cómo distinguir un ser de otro? ¿Existe igual un piano que un sonido, Cervantes que Don Quijote, Darwin que la ley de la evolución? ¿Cómo sabemos que no somos personajes de un vídeo juego? ¿Dónde está lo que aún no es, o lo que dejó de ser? ¿Por qué el ser, y no la nada? ¿Explica algo de todo esto la ciencia?...

Mientras edito las notas de la ponencia comparto la presentación, que da idea de todo lo que tratamos y una bibliografía básica.

El próximo miércoles 14 trataremos de las doctrinas o teorías metafísicas, desde el naturalismo más rastrero al misticismo más celeste, pasando por todo lo que hay en medio. Será, como siempre, de 20 a 21.30.






miércoles, 7 de junio de 2017

¿Pueden los varones hablar de feminismo?

... Otro argumento para segregar a los varones en ciertos foros feministas es que “el feminismo (como otras teorías emancipadoras) debe ser explicado y defendido con prioridad por aquellos que sufren, en primera persona, este tipo de opresión”. Creo que esto es otra versión de la falacia “generis causa”. Sufrir el machismo no te hace necesariamente más experto o eficaz en la exposición o defensa del feminismo. Igual que ser víctima del terrorismo o el racismo no hace a alguien necesariamente más capaz de explicar sus causas o proponer medidas para erradicarlos (lo cual no significa, obviamente, que no haya que escuchar a las víctimas). Las ciencias, o incluso la praxis política, son tareas que requieren una distancia y objetividad que no es siempre favorecida por la experiencia en primera persona... De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

lunes, 5 de junio de 2017

Imaginarios políticos.

Relatos o imaginarios políticos hay muchos, aunque no infinitos. En nuestro entorno hay dos muy comunes (amén de otros más marginales): el progresista y el conservador, cada uno asociado a ciertas ideas tabús (igualdad, justicia, solidaridad, integración, protección, libertad, autoridad, familia, tradición, mérito...) y a una infinidad de elementos culturales. Según algunos politólogos, los progresistas se identifican con con el rock, el círculo, la poesía o el óvulo, y los conservadores con la música clásica, la línea recta, las matemáticas o el espermatozoide...

Tal vez todo esto parezca una frivolidad. Pero es lo que hay. Nuestro (perezoso) cerebro es más dado a confiar en los relatos con los que nos identificamos que a analizar objetivamente los datos y reflexionar de modo crítico sobre las ideas. De hecho, la mayor parte de la gente escoge sus opciones políticas en función de versiones todavía más simples de imaginarios como los que hemos citado arriba. Votan o dejan de votar a unos u otros porque “son gente de orden” o “porque tienen una familia ejemplar” o “porque quieren que España sea como Venezuela” o “porque son unos pijos” o “porque son demasiado jóvenes” y mil trazos sueltos – y gruesos -- más de uno u otro cuadro ideológico.


A esta hiper-simplificación de los imaginarios contribuyen los medios de comunicación que, en su afán por crear espectáculo, acortan, afilan y vulgarizan los mensajes. Y también la sobreinformación que procuran esos mismos medios. Contra lo que podría parecer, tanta información (la mayor parte de ella superficial y reiterativa) no produce necesariamente ciudadanos mejor informados, sino gente que, ante el ruido y la impresión de complejidad, se refugia en su burbuja ideológica y mediática particular. Como saben psicólogos y sociólogos, las personas solemos ignorar las pruebas que contradicen nuestras creencias y tendemos a ajustar los hechos a las mismas. En las redes sociales en las que vivimos hoy, y en las que la información está indisolublemente ligada a nuestras preferencias personales (amigos, gustos, hábitos de consumo), podemos tener una muestra clara de esta simplificación de las narrativas políticas...

Sobre todo esto y algo más trata nuestra última colaboración en el diario.es Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 1 de junio de 2017

Sobre el ser humano y la mente (5ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)



El pasado miércoles celebramos nuestra 5ª sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. Esta vez la hemos dedicado a la antropología y psicología filosóficas, y nos hemos preguntado por la identidad y la esencia de las personas. ¿Qué es ser un ser humano? ¿En qué nos diferenciamos del resto de los animales, o de las máquinas, o de los dioses? ¿Somos meras estructuras biológicas o algo más? ¿En qué consiste la identidad personal? ¿Cómo podríamos saber que somos la misma persona que éramos (o que esperamos ser), y en qué consiste que seamos lo que somos? ¿Es lo mismo el cerebro que la mente? ¿Existe algo así como el alma? ¿En qué consisten las emociones, la voluntad, la conciencia? ¿Cómo está organizada nuestra mente?... Esta vez, debate y ponencia han ido casi a la par, por lo que hemos sido todos responsables del grado de perplejidad alcanzado (y en el que seguimos batiendo records). Por cierto, el tema que más debate suscitó al final fue la vieja (y renovada) teoría pansiquista. ¿Es cierto que todo -- también los seres inorgánicos -- tiene alma (o forma)?...

Mientras edito las notas de la ponencia comparto la presentación, que da idea de todo lo que tratamos (o, más bien, de lo que estaba proyectado que tratáramos) y una bibliografía básica.

El próximo miércoles 7 comenzaremos a tratar del tema fundamental de la filosofía: el ser. En esta primera sesión haremos una introducción a los problemas de la ontología y analizaremos las distintas perspectivas filosóficas en torno a este asunto fundamental. Será, como siempre, de 20 a 21.30.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Los niños con las niñas. Sobre "educación diferenciada".


Los niños con los niños y las niñas con las niñas. Así decía una casposa coplilla humorística de los años 70. Me he acordado de ella estos días en que vuelve la polémica en torno a la “educación diferenciada” (un eufemismo para referirse a la segregación sexual en las escuelas). Para ser más exactos, la canción me ha venido a la mente mientras leía a los expertos pedagogos empeñados en defender este tipo de segregación. Tenía la impresión de escucharla de nuevo, pero ahora con gran aparato científico.
Pero desconfiemos de las impresiones. Supongamos que el motivo para separar chicos y chicas en la escuela es puramente científico, y no – como siempre ha sido – una cuestión de moral religiosa. Ya sé que es mucho suponer, porque casi todos los colegios que segregan son religiosos (y muchos de ellos del OPUS DEI), y ya saben la inquina que le tienen estos al sexo. Pero no seamos desconfiados y analicemos esos argumentos científicos suyos...
De todo esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

domingo, 28 de mayo de 2017

Religión desde los tres años

Una de las condiciones ideales que creo necesaria para “tolerar” la materia de Religión confesional en la escuela pública (y así lo he escrito en otras ocasiones) es que aquella se ofrezca únicamente en los últimos años de secundaria (no en primaria ni, mucho menos, en infantil). El fuerte contenido ideológico y moral de la materia de Religión, y la forma (necesariamente) dogmática que tiene de exponerlo, hacen de esta materia algo no apto para mentes infantiles. La formación en una confesión religiosa concreta debería ser siempre una decisión lo más consciente posible. Y tanto los padres como el Estado tendrían que evitar que los niños sean adoctrinados de una manera tan insistente (por la religión católica o por cualquier otra doctrina) desde... ¡los tres años! Tal vez una familia crea que sus creencias religiosas son excelentes para sus hijos. Pero, desde una perspectiva más objetiva, es más excelente aún procurar que sean ellos (los propios niños) los que las valoren libremente así, a su debido tiempo. Y es esto último lo que debe garantizar el Estado, y con la misma energía con la que protege a los niños de otros posibles abusos contra su libertad y autonomía, vengan de donde vengan, incluso si vienen de su propia familia... De esto trata nuestra última colaboración en el diario.es. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

jueves, 25 de mayo de 2017

Sobre verdad y conocimiento (4ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

Ayer miércoles celebramos nuestra 4ª sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. Nos empeñamos en saber qué es saber y cómo podemos estar seguros de algo. Es decir, nos preguntamos qué es, de verdad, la Verdad. Para tratar un tema con tan mala fama (de pretencioso que es) tuvimos que desmontar primero (o intentarlo) las tesis que niegan la validez objetiva de toda tesis (el escepticismo, el relativismo, el pragmatismo). Una vez probada la posibilidad de la verdad, nos dimos a investigar si esta era una cuestión de correspondencia con los hechos o de consistencia lógica con otros pensamientos verdaderos. Nos preguntamos, en suma, si el conocimiento depende de la experiencia o de la razón. ¿Vemos según pensamos o pensamos según vemos? Tras comprobar que el empirismo (y el método de la mayoría de las ciencias) es una teoría muy poco de fiar, y que el racionalismo (al menos, el que conocemos, tan ligado a las matemáticas) no descansa tanto en la lógica como él cree, nos volvimos a casa (algunos a la Feria de Cáceres) con la clarísima impresión o idea de que, sobre el conocimiento y la verdad, no tenemos casi nada claro. Más no se puede pedir a un taller de filosofía. O eso me parece a mi.
Esta vez tampoco comparto las notas (habría que editarlas), sino solo la presentación, que da una idea de todo lo que discutimos y tratamos. También una pequeña bibliografía. Gracias por la asistencia (mucho más meritoria teniendo una magnífica Feria al lado) y, como siempre, por lo mejor de la noche: el debate. 

El próximo miércoles  31 hablaremos de lo que significa ser persona, del problema de la identidad personal y de esa compleja y misteriosa entidad que es la mente. Será, como siempre, de 20 a 21.30.

miércoles, 24 de mayo de 2017

¿Por qué no ser un corrupto?


¿Qué nos obliga a ser honrados? Dejando de lado los genes, la ley (que solo obliga a los más débiles o incapaces) y a Dios (esa especie de policía incorruptible ante el que no podríamos quedar impunes), solo nos queda una cosa: la ética. Pero la ética no es más que la discusión racional en torno a preguntas como la que encabeza este artículo. ¿Hay realmente alguna razón moral para no ser corruptos? Si no contestamos a esta pregunta no hay movilización, moción de censura, o esfuerzo cívico y político que pueda hacer absolutamente nada para librarnos de la corrupción (ni, como ven, de la filosofía). 

jueves, 18 de mayo de 2017

Sobre Ética y Moral (3ª sesión Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres Abril-junio 2017)

El pasado miércoles celebramos una nueva sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres. Discutimos acerca de la conducta moral (como algo diferente de la conducta biológica o cultural), de la libertad, de las distintas teorías éticas, de la falacia en la que incurren los reduccionismos naturalistas o culturalistas, de las indeseables consecuencias de las teorías "emocionalistas" (hedonismo, utilitarismo...), de la insuficiencia de las teorías procedimentalistas, y de la original (y poco estimada) propuesta de las éticas intelectualistas. Y ahí nos quedamos. ¿Es el conocimiento del bien condición suficiente para se bueno? ¿No es cierto que todo el mundo es todo lo bueno que puede ser? ¿Tienen algún sentido la culpa, la pena, la venganza...? ¿Es la educación la vía más apropiada (tal vez la única) para ser buenos y felices?...  Como, de nuevo, no he tenido tiempo de editar las notas de la ponencia, os dejo, al menos, la presentación, y una pequeña bibliografía. También algún artículo. Y este blog. Y el agradecimiento por vuestra acogida y participación. ¡Sois buenísimos! 



El próximo miércoles 24 trataremos de la Verdad, la Religión y la Ciencia. Será a la misma hora, de 20 a 21.30.  

¡Más educación religiosa!

Ya quisiera yo un acuerdo con la UNESCO para que también se garantizase en “condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales” la enseñanza de la Ética y la Filosofía. U otro con la Unión Europea, para que se garantizase, en los mismos términos – y tal como recomienda el Consejo de Europa – la Educación para la Ciudadanía. Pero claro, ¿cómo vamos a comparar la autoridad civil de la UE con la sagrada potestad de la Santa Sede? De hecho, la materia de Educación para la Ciudadanía solo se imparte durante un curso y una sola hora semanal. Así, si la formación en un sistema moral particular (el católico) se ofrece obligatoriamente durante once cursos, la educación en los valores que hemos de conocer y respetar todos los ciudadanos es, en la práctica, inexistente... De esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.