lunes, 28 de septiembre de 2009

El mito del nacimiento del amor



Cuentan que Platón cuenta, en su cuento titulado "El Banquete", como una panda de amigos, durante un banquete bien provisto de vino y alegría, comenzaron a discutir sobre ese tremendo demonio que es el amor. De todo lo que allí contaron os extraigo el cuento que Socratés contó sobre el nacimiento de Eros, el dios del Amor...

"(...) Cuando nació Afrodita (diosa de la belleza), los dioses celebraron un banquete y, entre otros, estaba también Poros (dios de la abundancia),el hijo de Metis (diosa de la prudencia). Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penía (diosa de la pobreza), como era de esperar en una ocasión festiva, y se quedo cerca de la puerta. Mientras, Poros, embriagado de néctar -pues aún no había vino-, entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Entonces Penía, maquinando, impulsada por su carencia de recursos, hacerse un hijo de Poros, se acostó a su lado y concibió a Eros. Por esta razón es Eros, por una parte, acompañante y escudero de Afrodita, al ser engendrado en la fiesta del nacimiento de la diosa y es por naturaleza un amante de lo bello. Siendo hijo, pues, de Poros y Penía, Eros se ha quedado con las siguientes características. En primer lugar, es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, como cree la mayoría, es,más bien, duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto,se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre. Pero, por otra parte, de acuerdo con la naturaleza de su padre, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, buen cazador, siempre urdiendo alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, un amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y hábil con las palabras. No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre. Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además,en el medio de la sabiduría y la ignorancia (...)"

¿Qué creeis que nos quiere decir Sócrates con este mito? ¿Qué significa que el amor o el deseo (Eros) sea hijo, a la vez, de la carencia y la abundancia, de la indigencia y la riqueza, de la ignorancia y la sabiduría...? ¿Tiene algo que ver este mito con lo que vosotros pensáis que es el amor? Avivemos el fuego y celebremos un banquete de (como mínimo) palabras para discutirlo...

17 comentarios:

  1. hablando del amor...
    solo para saber algo ms de el:

    El Escondite.

    Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.
    Cuando el ABURRIMIENTO ya había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso: ¿Vamos a jugar a las escondidas?. La INTRIGA levantó la ceja intrigada y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó: ¿A las escondidas? ¿Y eso cómo es?.
    Es un juego —Explicó la LOCURA—, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden; y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que yo encuentre ocupará mi lugar para continuar con el juego.
    El ENTUSIASMO bailó secundado por la EUFORIA, la ALEGRIA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATIA a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse... ¿para qué? Si al final siempre la encontraban. La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y la COBARDIA prefirió no arriesgarse...
    UNO, DOS, TRES… comenzó a contar la LOCURA.
    La primera en esconderse fue la PEREZA, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra en el camino.
    La FE subió al cielo y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La GENEROSIDAD casi no alcanza a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos... ¿Un lago cristalino? (Ideal para la BELLEZA). ¿La hendija de un árbol? (Perfecto para la TIMIDEZ). ¿ El vuelo de la mariposa? (Lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD). ¿ Una ráfaga de viento? (Magnífico para la LIBERTAD). Así terminó por ocultarse en un rayito de Sol. El EGOISMO, en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo... pero solo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y la PASION y el DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO... se me olvido donde se escondió... pero eso no es lo importante. Cuando la LOCURA contaba 999.999, el AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado… hasta que divisó un rosal y estremecido decidió esconderse entre sus flores.
    UN MILLON. Contó la LOCURA y comenzó a buscar… La primera en aparecer fue la PEREZA sólo a tres pasos detrás de una piedra. Después se escuchó a la FE discutiendo con DIOS en el cielo sobre Teología. Y la PASION y el DESEO, se sintieron en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a la ENVIDIA y claro, así pudo deducir donde estaba el TRIUNFO. Al EGOISMO no tuvo ni que buscarlo. El solo salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA, y con la DUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse. Así fue encontrando a todos, al TALENTO entre la hierba fresca; la ANGUSTIA en una oscura cueva, a la MENTIRA detrás del arco iris (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta al
    OLVIDO... que ya se le había olvidado que estaba jugando a los escondidos... Pero solo el AMOR, no aparecía por ningún sitio...
    La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en las cimas de las montañas y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y las rosas... Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas hasta que un doloroso grito se escuchó... Las espinas habían herido en los ojos al AMOR... la LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo...
    Desde entonces... desde la primera vez que se jugó a las escondidas en la TIERRA…
    EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA.

    MªÁngeles.

    ResponderEliminar
  2. Un niño estaba sentado en la orilla del mar. Recogia el agua y la echaba en un pequeño hoyo. San Agustin, paseaba por alli y lo vio. El niño se dirigio a el y le comento: "Quiero vaciar el mar y echarlo en este hoyo".
    San Agustin le contesto que aquello era imposible, rompiendo asi por un momento su profunda reflexion sobre lo infinito, Dios y el mundo. "Entonces es imposible que tu puedas comprender el infinito y su magia desde la razon" le respondio el niño...

    ResponderEliminar
  3. Hola Cristina.
    ¿El infinito y su magia? ¿Qué sabemos del infinito, salvo que es (si es) no finito? ¿Y cómo sabe ese niño que ese desconocido infinito es, además, tal o cual cosa, mágico o no mágico? ¿No es eso mucho saber para lo que supuestamente es imposible de saber?
    Los niños no son sabios, son ingénuos.
    Por cierto, eso de que el agua del mar no se puede echar en un hoyo... ¡Claro que sí! "Todo el mar cabe en tus ojos", diría el poeta. O "el mar es tal o cual cosa", definiría el oceanografo. Etc. ¿No te parece? Lo de siempre: lo dos (o infinito) se descubre uno.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Infinito porque el conocimiento de la Verdad hasta ahora, no puede medirse, no conocemos el principio ni el final del Universo, de Dios, etc. Magico, de Magia, de Maria, de Maia, de Maya, de la diosa hindu (la diosa de la ilusion) o red en la que estamos atrapados mientras no elevemos el estado de conciencia.
    En este caso la ingenuidad del niño le lleva a creer que puede vaciar el mar en un pequeño hoyo. San Agustin lo ilumina y se ilumina al mismo tiempo.
    Un sal-udo

    ResponderEliminar
  5. Hola Cristina.

    Vaya. Eres muy sabia. Me recuerdas a un personaje del banquete de Platón: "Diotima" (ya tienes otro motivo para leerlo).

    Infinito, como dices, porque "hasta ahora" la Realidad no cabe en nuestro pobre conocimiento. Pero "hasta ahora" es algo muy distinto de "imposible". Y si el conocimiento y la medida, como insinuas, son "posibles", entonces lo que hay que conocer no es infinito (pues entonces sería, en efecto, imposible de conocer, nunca llegaríamos a los límites, al principio y al final). Si hay principio y final, la Realidad es entonces finita, está limitada por su causa y por su fin. Si fuera infinito (al menos en el sentido más vulgar de "infinito", como "extensión o serie ilimitada") carecería de principio y fin, y de medio, carecería de pasado y futuro, y de presente, y de diferencias, y de libertad: en el infinito todo es simétrico, todo es lo mismo, todo ocurre a la vez (no hay elección), etc., etc. Pero esto no puede ser, como has adivinado con tu mágica intuición...

    Infinita tampoco puede ser la diferencia entre la Realidad y nuestro limitado conocimiento, como reza San Agustín, pues entonces nuestro conocimiento sería totalmente imposible, jamás rozaría la Realidad. Y eso no es cierto: como mínimo, el conocimiento se conoce a sí mismo. "Dudo, luego conozco mi duda", podríamos decir parafraseando a Descartes.

    El infinito tal vez sea una simple apariencia, una ilusión (una mágica ilusión, si quieres) generada por nuestra presente ignorancia. Pero entonces no es, sino que parece que es. Como el conejo que nace de la chistera del mago.

    Nada por aquí, nada por allá, y ¡oohhh!
    !Un deslumbrado saludo a la reencarnada sacerdotisa de Apolo!

    ResponderEliminar
  6. Digo "hasta ahora" porque asi veo que es, no porque intuya que algun dia sera posible. Creo que nuestro conocimiento es mesurable, pero no estoy segura de que la Verdad lo sea, no, al menos,con los parametros espacio-temporales. Exactamente lo que tu dices que no puede ser es lo que yo intuyo posible mas alla de nuestro "pequeño conocimiento": una Verdad sin tiempo, presente, donde todo ES. Dices que tal vez el infinito sea una apariencia, una ilusion generada por nuestra presente ignorancia...esto, para mi, es la descripcion de lo finito (porque estamos en el reino de Maya, o de la Mater-ia).
    Dudo, luego conozco mi duda: conozco mi duda, y mi duda y las cosas de las que dudo son reales, pero ¿son reales para quien? para mi cerebro y sus herramientas, y yo no creo, sinceramente, que porque mi cerebro racional no de para mas "hasta ahora", no existan otros niveles de conciencia, otros estados del ser, otros mundos o dimensiones en que la Verdad sea.
    ¿No sera esa caverna de la que hablaba Platon una metafora de una parte de nuestra boveda craneal? ¿y no sera imposible para quien logre salir de las normas de esta, explicar, comunicar a los que no conocen otra forma que la razon, lo que ES en esos otros dominios?¿y no sera esa necesidad nuestra de controlarlo y encajonarlo todo una herramienta muy util y, a la par, limitadora(segun el uso o abuso)?
    En "Nirvana",una peli de Gabriele Salvatore,por un virus informatico, el personaje principal de un videojuego cobra conciencia y se da cuenta de la ficcion en la que vive y que es...muy buena.

    Un saludo de Piton

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pitia:

    Dices que nuestro conocimiento es mesurable, pero no la verdad. ¿Qué diferencias encuentras entre una y otra? ¿No es lo mismo conocer algo que saber lo que de verdad es? ¿Dirías que un conocimiento falso es conocimiento?... Y sí, sé que hablas de la Verdad (no de la verdad). ¿Pero crees que no tienen que ver? ¿Qué una no es sombra de la otra?... La Verdad es, como dices, ajena al espacio y al tiempo, pero vista desde aquí y ahora es la verdad. Es la misma, por Dentro y por fuera, Arriba y abajo, Ella misma y su reflejo, y el reflejo de su reflejo, y el reflejo de su reflejo de su… Esta sucesión de reflejos es el tiempo (y el propio reflejo del tiempo, que es el espacio). Pero cada destello de apariencia es verdad, hasta la mentira es una verdadera mentira…

    Y sí, tienes razón de que la finitud espacio temporal es la marca del mundo aparente de la materia; pero lo opuesto no creo que sea una infinitud irracional e inaprensible (tal como la de los infinitos matemáticos). Si lo Real es trascendente al espacio y al tiempo, entonces lo Real carece de medida y número, no es pues inmedible ni incontable (pues no hay nada en ello que medir ni contar), no es pues infinito, al menos en ese sentido. Tal vez lo sea en otro, pero de eso hay mucho que hablar. Sí, has oído bien, hablar, oh, sacerdotisa de Apolo, pues eso son las pitonisas, y Apolo es dios de la luz y la palabra, y el lunático Dionisos su sombra, a lo sumo, tal como la luna es un pálido reflejo del Sol.

    Yo diría que la Verdad se da en muchas verdades, en muchas mentes o cerebros, y tal vez en muchos estados de conciencia, mundos, etc. Pero todas esas verdades, mente, mundos, etc., no pueden ser inconmensurables entre sí ni con relación a la Verdad. Si la Verdad es una (si no, ¿Cómo podría ser La Verdad? ¿Cómo podría ser ajena al tiempo –al número—y al espacio –la extensión infinitamente divisible- si Ella misma fuera más de una y fuera así número y división?), si la Verdad es Una, decía, todas las verdades, mentes, mundos, tienen que confluir en Ella, porque no hay otra (ni por tanto otro mundo, nivel, estado, etc. verdadero ni real). Dicho de otra manera: todas las verdades se parecen en que son Verdad, todas las mentes son la Mente, todos los mundos son el Mundo… Y cada verdad, mente y mundo es algo (ilusión, apariencia, velo de Maya) porque y solo porque se parece a Aquello que ya no se parece más que a si mismo. Nuestras pobres verdades son la Verdad, pero en pobre. Entre ellas y la verdad hay camino, bueno, te diría que no hay otra cosa que camino.

    No se me había ocurrido esa comparación entre la caverna y el cráneo. Pero está muy bien traída. El mito de la Caverna es (ahora sí) infinito de interpretar (pero no hay nada en ese infinito no comprensible). Ahora bien, yo creo que el cráneo no representaría al conocimiento racional, sino al conocimiento mundano, al que tiene que ver con lo que se ve, lo visible o aparente, el conocimiento sensible (o, si quieres, empírico, el de los hechos, la ciencia, que también es conocimiento de lo visible, desde los átomos a las neuronas). La caverna es el mundo de las imágenes, de las sombras de los seres reales que desde fuera se proyectan dentro. El mundo del conocimiento racional y de los seres reales es el que está fuera, porque de él no hay imágenes. Lo que comprende la razón es lo que no se puede ver, ni imaginar, solo comprender de una forma tan pura que si intentas verlo te ciegas (como cuando ves al Sol de frente). Un ejemplo muy tosco son las matemáticas, pero hay cosas mucho más sublimes…. Y es muy difícil al que ha “visto” con la razón comunicar lo que sabe a lo que sólo ven con los ojos. Pero no imposible, porque en lo fundamental son lo mismo, ver es pensar con los ojos, y entre este pensamiento ocular y el Pensamiento solar hay un camino, la lógica.

    ¿Tu preferirías una ficción (verdadera) a una Verdad sin ficciones? ¿Cómo va a resultarle buena la ficción al que vislumbra la Realidad?

    Un saludo, divina y morena adoratriz del Sol

    ResponderEliminar
  8. Alexander (†•†11 de junio de 2011, 6:26

    ¿El infinito y su magia? ¿Qué sabemos del infinito, salvo que es (si es) no finito? ¿Y cómo sabe ese niño que ese desconocido infinito es, además, tal o cual cosa, mágico o no mágico? ¿No es eso mucho saber para lo que supuestamente es imposible de saber?
    Los niños no son sabios, son ingénuos.
    Por cierto, eso de que el agua del mar no se puede echar en un hoyo... definiría el oceanografo. Etc. ¿No te parece? Lo de siempre: lo dos (o infinito) se descubre uno.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  9. Alexander
    ¿?
    ¿Eres yo mismo sin saberlo (tú o yo)?
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. jajaja ...saludos alexanvixtor...buena historia

    ResponderEliminar
  11. Como? Quisas tambien anmcrtn

    ResponderEliminar
  12. Es todo una terrible pelotudes

    ResponderEliminar
  13. Carlos Gerardo Niño Márquez5 de diciembre de 2014, 2:48

    Creo que Platón desea expresar que el amor es una aspiración y, por lo tanto, una inclinación constante hacia lo bello. Es decir, el amor, al mover al amante que lo posee hacia el objeto amado, indicaría justamente la carencia que se tiene de esa belleza contenida en el objeto. ¿Qué otra cosa puede existir que haga más abundante en alegría la vida del ser humano que la posesión de la belleza -esa cualidad de lo perfecto sensible? Sin embargo, la belleza no se puede poseer por completo y al mismo tiempo continuar aspirando a ella. La concepción platónica del amor es idealista en el sentido de que para para el amante no importa tanto la "posesión" cuanto la "contemplación" de la belleza: si se la posee, se deja de amar, o sea, de aspirar o de inclinarse hacia ella.

    Aquí no me refiero a "poseer belleza" entendiendo "yo soy bello", no, sino a realmente hacerse de algo distinto a sí: una cosa que me trasciende y que no me pertenece, pero que produce en mí un estado de éxtasis cercano a la felicidad. ¿Cómo puede otorgar tanto placer lo que sólo es contemplado? Cuando digo que la concepción platónica sobre el amor es idealista no estoy intentando decir que el amor platónico sea un amor espiritual, un amor de almas. Por supuesto que yo también estoy de acuerdo en señalar que ésa es una de las ideas más erróneas sobre la filosofía del ateniense: Platón sí se está refiriendo a la aspiración hacia lo sensible, hacia la belleza física; sin embargo, tanto en el caso de la aspiración hacia este tipo de belleza como en el de la inclinación hacia la "belleza de los actos nobles" o de "los pensamientos sublimes", encontramos otra vez, como en toda su filosofía la intuición platónica de que el ser esencial de las cosas no puede ser cambiante. Así que en este caso encuentra que el verdadero amor no es un amor particular hacia esta persona, o este paisaje, o esta noche estrellada, sino en general es un amor o una inclinación, un "movimiento del alma" hacia la BELLEZA que hay en todo ello.

    El amor, nos enseña Platón, tiene esa naturaleza dual: ante la belleza de las cosas, que nos rebasa, se revela la carencia infinita del amante; pero ante esa misma belleza, la contemplación que de ella hace el amante lo hace abundar de vida.

    Creo que el amor puede ser entendido desde otras perspectivas, muchísimas y diferentes a más no poder. No obstante, la capacidad de Platón para provocar en nosotros la reflexión y la sorpresa en inagotable. En este caso en específico, el mito del nacimiento de Eros en el "Banquete" me da a mí una gran lección: los humanos, como cada parte del todo, somos pequeñísimos ante la totalidad, pero nosotros estamos sedientos de comprenderlo todo, estamos sorprendidos ante el todo, y una buena manera de no frustrarnos ante la imposibilidad de explicar la existencia es precisamente contemplar su belleza.

    Ésta es una lección que se puede encontrar en otras partes, e incluso sin necesidad de filosofía podemos llegar a ella, sí, lo creo. Pero Platón tiene esa magia: nos cuenta una historia bella, con un lenguaje bello, para hablar de la belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece una interpretación excelente. Especialmente la distinción entre "posesión" y "contemplación". Aunque yo no consideraría a estos estados como excluyentes. Creo que, desde una perspectiva platónica, la mayor posesión es, justamente la contemplación y la comprensión de lo contemplado, es decir, el conocimiento. Solo poseo realmente algo en la medida en que lo conozco. Ahora bien, esta posesión no es falta de amor o deseo, pues en tanto hay conocimiento hay también ignorancia, esto es, no-identidad entre sujeto y objeto y, por eso, la tensión amorosa (el deseo, el amor) permanece en esa posesión en grado máximo que es la contemplación. Más allá de eso no hay amor, claro, pues la posesión plena (el pleno conocimiento de lo amado) es pura unidad sin distinción ni, por ello, relación ni acción posible (ni siquiera pensamiento). Por lo demás, totalmente de acuerdo. Un cordial saludo.

      Eliminar
  14. Los niños no son ingenuos (que por cierto no lleva tilde), ellos son más inteligentes que muchos adultos. Porque a diferencia de los adultos, quienes tienen una mente cerrada y poco cambiante, los niños tienen algo llamado imaginación y una adoración al "¿Porqué no?" que los puede llevar a tener pensamientos completamente diferentes e incluso revolucionarios. Sinceramente, el mundo sería mejor si todos fuéramos como niños en un patio de juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación (y por tu corrección).

      Eliminar
  15. Lamento si fui grosera en el anterior mensaje.
    Debo decir gracias por su comprención y respeto. Y además por el material que ofrece este blog. Me ha sido de ayuda para encontrar información confiable para mi clase de filosofía.
    c:

    ResponderEliminar