lunes, 25 de enero de 2010

Resumen de la reunión sobre la película "La Ola".


Ayer domingo nos reunimos en los locales del Economato para ver y comentar la película “La Ola”. En ella, un profesor debe enseñar al alumnado de su clase el tema de la autocracia como forma de gobierno. Los estudiantes creen imposible que una dictadura como la del Tercer Reich vuelva a suceder en Alemania. El profesor les demuestra, mediante un experimento social, que tal creencia es errónea. Decide formar entre los alumnos un grupo basado en la disciplina, la fidelidad entre sus miembros y la obediencia a un líder. El grupo tiene tanto éxito que el profesor empieza a perder el control del experimento...
Según la Wikipedia, el relato está inspirado en la novela homónima de Morton Rhue (1981) que, a su vez, se basaba en un experimento de un profesor de un instituto de Palo Alto (California). Precisamente el personaje de la película, Rainer Wenger, está basado en el profesor William Ron Jones. En 1967, este profesor de historia en la Cubberley High Shool de Palo Alto, Estados Unidos, tuvo que interrumpir después de cinco días su “The third wave” (la tercera ola), el ensayo con el que hizo comprender a sus estudiantes la dimensión real de la autocracia con…¡Excesivo éxito!. El director Dennis Gansel ha querido demostrar que hoy en día también podría darse el caso...
Tras ver la película, hicimos un debate y he aquí algunos de los asuntos que discutimos (según recuerdo) y que fueron proponiendo Maite, Esther, Blanca, Elena, Paloma, Silvia, Ángela, Jose (Monchi), Juandi, Ruben, Mónica...
Al final de la entradas hay algunos comentarios (un par de ellos robados de otro blog): a ver que os parecen y si dan motivo para proseguir la discusión…


- En La Ola se cuenta el caso (verídico) de un grupo de alumnos de un instituto que, guiados por un profesor, deciden formar un grupo de apariencia fascista (se visten igual, usan un saludo, y excluyen a los que no adoptan las normas del grupo). Sus ideales son, básicamente, la disciplina y la fidelidad al grupo y a su líder (el profesor). Ahora bien: ¿No hay en la actualidad un grado similar de uniformidad, por ejemplo en el ámbito de las redes sociales (tuenti, facebook, etc.), en el sentido de que se adopta un estilo de comunicación similar? ¿No ocurre lo mismo en la forma de vestir de la gente joven? La gente rechaza, a veces, los uniformes pero luego se visten, peinan, etc., según la moda.

- ¿Qué hace que los alumnos (o, en general, los adolescentes) sean tan receptivos a este tipo de grupos? ¿Tiene algo que ver la falta de ideales propios? ¿O la falta de atención de las familias? ¿O con el aburrimiento de una vida de continuo "entretenimiento" y diversión?

- ¿Por qué rechazamos grupos como los de La Ola, en los que se propone aunar esfuerzos en pos de una meta común de forma disciplinada y cooperativa, y en los que los miembros son tratados con igualdad (sin discriminación por sexo, raza, nivel social, etc.) y se practica la solidaridad intergrupal? ¿Qué ocurre con estos grupos como para que sean tachados (en la película) de negativos, fascistas, etc.?

- ¿Lo que estos grupos tienen de “fascista” (confianza en un líder carismático, control de las opiniones críticas, competencia violenta con otros grupos y utilización de la fuerza con los opositores) los descalifican del todo? ¿No estaría todo eso justificado si el fin lo mereciera? Si creyéramos, por ejemplo, que para resolver las injusticias sociales del mundo (hacer una gran revolución) hubiera que confiar en un líder indiscutible, censurar las opiniones que desmoralizaran a la gente, hacer la guerra y eliminar a los opositores: ¿lo haríamos?

- ¿Pueden existir grupos así sin un “enemigo” frente al cual sentirse unidos (en la película: los anarquistas, la clase de abajo, el otro instituto del pueblo, etc.)?

- ¿Puede hacer algo importante un individuo solo? ¿Quién mueve la historia y cambia el mundo: los individuos aislados o los grupos (naciones, estados, etc.) gracias a la fuerza que da la unión disciplinada y cooperativa de sus miembros? ¿Podría un grupo de filósofos (siempre discutiendo) hacer algo alguna vez?

- ¿Puede funcionar un grupo sin que se establezcan ciertos principios o ideales indiscutibles, un líder carismático, y ciertas normas que se han de obedecer disciplinadamente? ¿No funcionan así los partidos políticos y todo tipo de organización (incluendo las ONGs como Greenpeace, etc.)?

- ¿Es aceptable o no dejar el mando en manos de “personalidades” que parecen tener más carisma que razones?

- ¿Por qué se rebelan en el fondo las dos chicas de la película? ¿En nombre de qué? ¿Podrían razonar su oposición a “la Ola”? ¿Qué proyecto propondrían como alternativa?

- ¿Tiene sentido una existencia de tipo individualista, en la que el individuo particular no sacrifica ninguno de sus deseos e intereses particulares a favor de fines grupales? ¿Tiene sentido vivir fuera de los grupos? ¿Qué es primero o más fundamental: el grupo o los individuos?

- ¿Qué es mejor, vivir en grupos fuertes como los retratados en la película, o cada uno “a su bola” de forma individual? ¿Es siempre peor un régimen político autocrático que una democracia, como la nuestra, en que la mayoría pasa de la política y va a su rollo? ¿Qué es mejor la autocracia o la anarquía?

- ¿En qué momento aparece la violencia en la película? ¿Es inevitable que surja, dado lo que está sucediendo con “La Ola”?

- ¿Qué nos parecen los institutos alemanes? Los alumnos disfrutan de mucha autonomía: eligen cursos y profesores, salen y entran con libertad, disponen (algunos) de las llaves del instituto para trabajar fuera del horario de clases (por ejemplo, en la redacción del periódico del instituto). ¿Es todo esto bueno o malo?

27 comentarios:

  1. http://www.peliculas21.com/worlds-greatest-dad/?v=0

    Al respecto de si es mejor el individualismo o pertenecer a un grupo y ser reconocido en él os dejo una gran película que ensalza a los que piensan todo el día en vaginas, ven películas de zombis, son unos tarados, almacenan basura en sus casas...

    Como dice Robin Williams: Yo solía pensar que lo peor de la vida era quedarse solo, no lo es, lo peor es terminar con gente que te hace sentir así.

    ResponderEliminar
  2. El valor educativo de esta película contemporánea radica tanto en mostrar cómo la juventud llega a abrazar la violencia, como en demostrar que también es capaz de reaccionar con valor e inteligencia para oponerse con grandeza a las tentativas sempiternas de manipulación. En definitiva, una oportunidad para que los jóvenes descubran los caminos pacíficos para construir un futuro mejor.

    ResponderEliminar
  3. Ya va siendo hora de que dejemos de manejarnos con clichés inconducentes.

    El "fascismo", término utilizado para definir cualquier sistema que establezca orden y motivación social, es uno de ellos.

    El la película se muestra claramente las ventajas de un grupo-sociedad ordenado, motivado, con un proyecto orientado al bien común.
    Los motivos básicos de toda sociedad humana, sea con propiedad común, sea con organización corporativa.
    O acaso las leyes no son un medio para establecer orden?

    Claro, cuando los dominantes son las corporaciones comerciales-financieras, que están por sobre la ley y las naciones, convenciéndonos de que el sentido de nuestras vidas es tener el teléfono más "completo" y moderno, olvidamos lo que somos y corremos tras el consumo.
    Ya no nos importa la ley, el bien común o si otros integrantes de la sociedad viven en la miseria humillante.
    No señor.
    Basta con tener y ser un bodoque ignorante.
    Y calificar todo intento de organización como "fascista".

    Bajo esa mirada vulgar y superficial, son fascistas tanto el régimen Bushista como el cubano o el Noruego.
    Todo es lo mismo.

    Pues, en la película, el ensayo no falla por sus postulados, los cuales fueron consensuados y motivaron a acciones cooperativas y entusiastas.
    Falla porque hay un par de loquitos alterados, que harían fallar cualquier sistema.
    Falla porque su líder y autoridad no logra establecer reglas para neutralizar y corregir a esos sujetos.
    Del mismo modo en que falla cualquier sistema.
    Y las jóvenes que se oponen, son simplemente niñas conflictuadas que no saben qué desean realmente, y se atemorizan frente a un proyecto común.

    Si lo que ustedes obtuvieron de la película es que es preferible el caos corporativo consumista a un proyecto ordenado y cooperativo, pues el futuro es negro.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que el proyecto de "La ola" no tuvo exito porque al final desemboca en la violencia y el extremismo (como suele pasar en muchos movimientos como podemos ver); además el objetivo de "La ola" no estaba muy definido pero también falla en la exclusión de todo tipo de personas que no compartan unas mismas ideas.
    Después me acordé de una película que se desarrollaba en un instituto en un barrio marginal (con muchos conflictos de violencia callejera) en el que vivían negros, asiáticos, musulmanes, blancos... y entre las diferentes razas no se soportaban y se juntaban en bandas callejeras. A este instituto, llega una profesora (de una clase social superior a las suyas) y al darse cuenta del problema intenta en su clase fomentar la lectura, el conocimiento... pero sobre todo limar las diferencias entre ellos para que se den cuenta de que no vale de nada echarse en cara nada por pertenecer a una banda u otra. El objetivo de este grupo finalmente es conseguir que la dirección confien en ellos y asi poder llegar más lejos en un trabajo que realizan sobre las víctimas de la época nazi.
    Creo que puede ser un buen ejemplo de grupo organizado (aunque no llegue a ser ni mucho menos un movimiento como "La ola") en el que las cosas funcionan mediante el respeto y el rechazo a la violencia, y en el que además no había un lider que destacase sobre los demás sino que todos eran igual de importantes y se ayudaban mutuamente.
    Elena dl.g

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Mmmm., Elena. ¿Hasta qué punto hay que respetar a los demás en un grupo? ¿Hagan lo que hagan? De otro lado: ¿es realista pensar que todo el mundo es igual de importante? Si, por ejemplo, fuera un grupo de música, habría gente que liderara el grupo gracias a sus mayores dotes o conocimientos musicales, ¿no?... ¿No tendrá que ocurrir lo mismo en todo grupo?...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto. Si os da tiempo, esta noche, a las 10, proyectan en la segunda cadena una película del mismo director de La Ola y de temática parecida, y parece buena...

    ResponderEliminar
  7. Pensando en La Ola y en lo que intercambiamos el domingo, planteo el siguiente simil: Ver La Ola como un videojuego. Todos y cada uno de sus miembros, sin excepción, pasan a vivir dentro de La Ola una realidad paralela. Cada uno completa, mejora o crea su personalidad tal y como le gustaría que fuera en la realidad. Todos son unos inadaptados, aunque hay grados. Por eso predominan la acción en todo lo que hacen. Es como la adicción existente, y por todos conocida, por los videojuegos, que como proyecto-entretenimiento funciona pero que como adicción, destruye.

    ResponderEliminar
  8. Bueno habrá que respetar a los demás si queremos mantener el equilibrio del grupo y llegar a algún sitio (aunque por ejemplo no tendremos por qué respetar a alguien que quiera llegar a la violencia para conseguir nuestro objetivo, pero aquí siempre se puede actuar y razonar con esa persona para intentar convencerla de que no es el mejor método) porque puede pasar que haya un líder que se imponga sobre los demás sin ningún tipo de respeto creyéndose el centro de todo y pudiendo llegar por ejemplo a una dictadura, en la que se somete a los demás por ser “inferiores”. Pero por ejemplo, si como decíamos el otro día estamos en un grupo antitaurino pues no se aceptará a alguien que no comparta estas ideas con nosotros pero tampoco hay que perder al respeto llegando a la violencia.
    Vale, no es muy realista pensar que todos somos igual de importantes dentro de un grupo pero porque alguien sea “superior” por ejemplo en sus conocimientos musicales no hay que hacer todo lo que esa persona diga o tampoco tiene por qué esa persona imponerse ante todo el mundo, estaría bien que hubiese un equilibrio y así todos cooperar para aportar cada uno lo mejor de sí mismo ¿no?
    Elena

    Saluds.

    ResponderEliminar
  9. Hola Mónica.
    Me parece interesante tu comparáción con los video juegos, aunque el "juego" de la Ola entraría más bien dentro de lo que tu llamas "realidad" (es decir, el mundo de carne y hueso). Lo que no entiendo es por qué va a ser destructiva una adicción en la que podemos jugar a desarrollar o construir nuestro mejor yo. ¿Porque no es real? Pues hagámosla real. Las Olas de verdad se hacen realidad y se llaman revoluciones, religiones, Estados, etc.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Cuervo Rencor. Serías un nihilista casi perfecto si tu impresentabilidad no se hubiera hecho presente. Pero así ha sido, de lo cual me alegro, por cierto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Elena. Te planteo una creo que interesante pregunta: ¿podría un "dictador" someter a los demás única o básicamente por la violencia? Piensa en Hitler o Mussolini: cometieron actos violentos, pero la clave de su éxito fue que convencieron con sus ideas a una mayoría de alemanes o italianos. ¿Crees que convencer es no respetar a los demás?...

    En lo segundo, de acuerdo contigo. Aunque creo que para que un grupo se enriquezca y crezca ha de haber diferencias y desequilibrios entre sus miembros y así aprender unos de otros. ¿No te parece que un equilibrio excesivo es un poco estéril? ¿De qué me sirve tener una amiga o una novia de mi mismo "nivel", mismos gustos y capacidades, etc.? Si no es más que yo en algún sentido importante (en todos los posibles) poco voy a aprender y mucho me voy a aburrir. ¿No?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Sólo es una comparación que se me ocurrió, inspirada por otros estímulos. Entiendo lo que dices de que el videojuego pueda ser la realidad. Pero lo comparé con el videojuego por aquello de que cada componente era capaz de redibujarse con fuerza lo que estaba desdibujado en su vida real (como ocurre en los videojuegos). Desde el profe-líder hasta el chico-suicida (ya no recuerdo sus nombres, sorry) se crecen, mejoran y encuentran un yo deseado (incluso idealizado) pero inexistente fuera de La Ola, y lo que critico es que La Ola les confiera esta fuerza (simil con videojuego), una fuerza creada al arropo del grupo pero no por el grupo propiamente. Por eso comenté la importancia de 'reconocerse' (sin alimentar el individualismo) para compartir, mejorar y también poder poner en duda al propio grupo (tener visión crítica), pero no para reforzar deseos o anhelos de ser individual. De todas formas son sólo ideas sobre las ideas de las ideas... A veces las palabras se quedan cortas!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues…bueno la verdad es que no, un dictador no tendría éxito tan solo por la utilización de la violencia. Si Hitler triunfó es porque tenía a muchos seguidores y partidarios que lo apoyaban y realmente convenció a gran parte de los alemanes de que eran superiores al resto de las razas, pero también realmente un dictador lleva a sus seguidores hacia donde él quiere incluso aunque ellos no estén de acuerdo porque finalmente desemboca en la violencia e impone las leyes que cree conveniente sin tomar en cuenta a nadie; y bueno está claro que no respeta al resto de las personas que no están de acuerdo con él, aunque claro eso qué le importará a un dictador…
    Tienes razón; aunque el grupo esté equilibrado (yo aquí me refiero sobre todo que se respeten entre todos lo componentes del grupo y haya por ejemplo una ayuda mutua), tampoco debe de haber un equilibrio excesivo porque como dices ¿para qué queremos entonces amigos o una pareja que sea exactamente a nosotros y no nos aporte nada distinto? Al final sería tan aburrido que no funcionaría.

    Ah, la comparación que hace Mónica de La ola con los videojuegos está muy bien y podríamos ver un claro ejemplo en la realidad, por ejemplo en Tuenti y Facebook, porque muchas personas “cambian” cuando se encuentran en estas redes sociales, ya que les resulta más fácil hacer amigos, mostrarse más extrovertidos, a veces resulta más fácil decir ciertas cosas detrás de un ordenador que a la cara… Y esto creo que es bastante perjudicial porque hace que muchas personas después no sean capaces de tener relaciones en persona.
    Elena
    Saluds.

    ResponderEliminar
  14. Ja,ja. Desbocados y llenos de ideas estamos. ¡Vuelve al nido, q echamos de menos tu rencoroso pico!

    ResponderEliminar
  15. Hola Mónica. El problema, como tu señalas, es el de la relación entre individuo y grupo. Un grupo no funciona si anula el pensamiento crítico de sus miembros. Pero a la vez, un grupo no funciona si no es capaz de hacer que los individuos superen o trasciendan sus particularidades. Nada esencial es particular. Lo ideal, me parece, es que el propio grupo sea como un individuo que tiende a integrar a sus miembros al servicio de una mismas convicciones (de un mismo pensamiento y una misma mente, en la que siempre, como en toda mente que se precie ha de haber lugar para la crítica).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Hola Elena.
    Tienes toda la razón: un régimen totalitario se caracteriza porque tarde o temprano (más bien temprano) acaba haciendo uso de la violencia y la imposición (y no de la convicción). Desde luego que, en la medida en que se apoyan cada vez más en la violencia, se vuelven paradójicamente más débiles. En el fondo, nadie puede mandar realmente sobre nadie sin convencerlo. Nuestra voluntad sólo sigue al que creemos que tiene razón. El problema es que, a veces, parece fácil aparentar que se la tiene y, por tanto, engañar a los demás. Los mejores dictadores (y los que duran más) son los engañan con las palabras, no los que amenazan con los perros. ¿No te parece?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. GRACIAS ME SIRVIO PA HACER MI INFORME JAKAKASDJAKSDLJASDSA :D LOS AMO

    ResponderEliminar
  18. necesito opinion de la pelicula pero con una vision antropologica porfavor :)

    ResponderEliminar
  19. Hola Anónimo. Buf, yo no me siento competente para darte esa opinión ahora (hace mucho que vi la película). A ver si hay suerte y algún cavernícola puede ayudarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. necesito una introducción referente a la película "La ola" para realizar un ensayo

    ResponderEliminar
  21. Anónimo. Pues nada, a ver si algún cavernícola se presta a ayudarte; yo, la verdad, no conozco ninguna.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. necesito las cuestiones que aparecen que fueron tratadas en el debate, contestadas con su opinion,tengo que responderlas y no se como hacerlo, gracias...

    ResponderEliminar
  23. Hola Anónimo. Las cuestiones quedaron abiertas, cierto y, la verdad, yo no siempre tengo una opinión clara al respecto. Si quieres intentarlo tú estaría encantado de discutirla contigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. ¿Porque este experimento tubo éxito entre los adolescentes d'un instituto Alemán donde donde se rechazaba claramente el nazismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena pregunta, Anónimo. Tal vez porque las flaquezas y necesidades psicológicas, o el vacío ideológico, de los que se alimenta el fascismo (o, en general, el fanatismo político o religioso), están presentes en los adolescentes de cualquier lugar del mundo, incluyendo Alemania.

      Eliminar