miércoles, 19 de julio de 2017

Deberes y paciencia.

Los profesores, por lo visto, somos infalibles y no debemos ser fiscalizados ni por expertos ni por los ciudadanos a los que servimos. Nuestra probada competencia didáctica (adquirida, en la mayoría de los casos, sobre la marcha) supera –por lo que se ve– todos los grandes paradigmas de la pedagogía de los últimos cien años... Sobre esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.  

miércoles, 12 de julio de 2017

Deberes y renovación pedagógica.

Hay muchos motivos para que miremos con desconfianza la práctica o, cuando menos, el abuso de los deberes (suponen una intromisión en la vida familiar, disminuyen el tiempo de ocio y formación extraescolar del alumno, crean situaciones de desigualdad – hay familias más preparadas o adineradas para ayudar a los niños con los deberes –, apagan el interés de los chicos por la escuela, al aumentar el estrés y multiplicar tareas repetitivas y aburridas, etc.), pero más allá de todos estos motivos está una cierta idea, mísera y falsa, de la educación: aquella que la entiende como un penoso esfuerzo, ni deseado ni elegido por los niños, y al que, por tanto, hay que forzarles continuamente a través de tareas obligatorias... Sobre todo esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

miércoles, 5 de julio de 2017

Un mundo sin filosofía.

Me pregunto qué pensaría un escritor o un profesor de literatura si oyera decir al presidente del Instituto del Cómic del Consejo Superior de Investigaciones Literarias (el CSIL) – caso de que tal cosa existiera – que “el cómic es la literatura de hoy, que satisface todos lo que se exige a la literatura, que la literatura clásica está obsoleta, y que la palabra sin el respaldo de la imagen carece de valor literario”. Pues bien, hace ya tiempo escuchaba al presidente del Instituto de Física Teórica del CSIC decir que la física es la filosofía de hoy, que satisface todo lo que se exige a un conocimiento racional sobre la realidad, que la filosofía clásica está obsoleta, y que las especulaciones sin el respaldo de los experimentos no tienen valor cognoscitivo... Sobre esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí.

lunes, 3 de julio de 2017

8ª y 9ª y última sesiones del Taller de Filosofía del Ateneo.

El pasado miércoles celebramos nuestra 9ª y última sesión del Taller de Filosofía del Ateneo de Cáceres, dedicada a discutir el papel de la filosofía en la educación. Aquí tenéis la presentación de esta última ponencia. Y el miércoles anterior culminamos, en la 8ª sesión, todo lo referido a la metafísica, tratando de las metafísicas trascendentales y del asunto de la existencia de Dios. Aquí tenéis la presentación que utilicé en esta penúltima sesión y una bibliografía básica. 

Tras estos meses de taller, creo que la experiencia ha sido muy gratificante para todos y que el próximo curso volveremos a dar vueltas (cada vez más profundas) a las viejas y siempre renovadas cuestiones filosóficas. Tal vez en eso consista -- como decíamos el último día -- vivir como un ser humano... 

Quiero daros las gracias a todos por vuestra paciencia (las sesiones han sido, a veces, demasiado largas y densas), por vuestras intervenciones (que -- mea culpa -- tendrían que haber sido muchas más) y por vuestras ganas de seguir. ¡Sois una verdadera escuela de filósofos! 

Quiero también agradecer la invitación y el apoyo constante de Estaban Cortijo, Javier Dominguez, Honorio Alfonso y Antonio Salido entre otros directivos y amigos del Ateneo. También a mi amigo y maestro Juan Antonio Negrete, por sus orientaciones bibliográficas y sus brillantes ideas para cada uno de los temas tratados.

Un abrazo y feliz verano a todos. 


domingo, 2 de julio de 2017

Así que pasen cinco años

Lo veíamos venir. La LOMCE, la mal parida, peor concebida y desastrosa ley educativa del PP, la más polémica y repudiada de todas las que ha tenido este país, permanecerá vigente, sine díe, mientras no culmine (si llega a hacerlo) el traqueteante proceso parlamentario que podría dar lugar a una ley nueva. Dos años más como mínimo, afirman algunos. Lo que unido a los tres que lleva implantándose, suman cinco. ¡Cinco años de LOMCE!... 
De esto trata nuestra última colaboración en el diario.es Extremadura. Para seguir leyendo pulsar aquí.