lunes, 4 de octubre de 2010

El mito del nacimiento del amor



Cuentan que Platón cuenta, en su cuento titulado "El Banquete", como una panda de amigos, durante un banquete bien provisto de vino y alegría, comenzaron a discutir sobre ese tremendo demonio que es el amor. De todo lo que allí contaron os extraigo el cuento que Socratés contó sobre el nacimiento de Eros, el dios del Amor...

"(...) Cuando nació Afrodita (diosa de la belleza), los dioses celebraron un banquete y, entre otros, estaba también Poros (dios de la abundancia),el hijo de Metis (diosa de la prudencia). Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penía (diosa de la pobreza), como era de esperar en una ocasión festiva, y se quedo cerca de la puerta. Mientras, Poros, embriagado de néctar -pues aún no había vino-, entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Entonces Penía, maquinando, impulsada por su carencia de recursos, hacerse un hijo de Poros, se acostó a su lado y concibió a Eros. Por esta razón es Eros, por una parte, acompañante y escudero de Afrodita, al ser engendrado en la fiesta del nacimiento de la diosa y es por naturaleza un amante de lo bello. Siendo hijo, pues, de Poros y Penía, Eros se ha quedado con las siguientes características. En primer lugar, es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, como cree la mayoría, es,más bien, duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto,se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre. Pero, por otra parte, de acuerdo con la naturaleza de su padre, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, buen cazador, siempre urdiendo alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, un amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y hábil con las palabras. No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre. Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además,en el medio de la sabiduría y la ignorancia (...)"

¿Qué creeis que nos quiere decir Sócrates con este mito? ¿Qué significa que el amor o el deseo (Eros) sea hijo, a la vez, de la carencia y la abundancia, de la indigencia y la riqueza, de la ignorancia y la sabiduría...? ¿Tiene algo que ver este mito con lo que vosotros pensáis que es el amor? Avivemos el fuego y celebremos un banquete de (como mínimo) palabras para discutirlo...

33 comentarios:

  1. Buenas a todos:

    Yo creo que Socrates quiso decir con este mito que el amor no siempre va a ser un cuento de hadas si no que este nos va a poner una seria de trabas que de la manera que sean debemos ir superando ( la pobreza, dureza..... que hereda de su madre ) pero que a pesar de todas estas dificultades si luchamos por superarlas y no decaemos conseguiremos triunfar.( lo que hereda de su padre .

    Yo creo que esto si tiene mucho que ver en mi forma de pensar del amor, ya que hay muchas veces que por culpa de este estamos dolidos, sin ganas de nada...... pero que con esfuerzo y ganas esto puede cambiar de forma que volvamos a ser felices, optimistas..... y que puede haber comentos en que ocurra lo 1º y otros que ocurra lo 2º.
    Pero algo si que queda claro, y es que el amor tiene 2 cara opuestas:
    LA MALA ( Penía ) Y LA BUENA ( Poros )

    ResponderEliminar
  2. Odio los dilemas, este lo escribi una tarde de reflexion.. No me acuerdo del por que, o no quiero acordarme, pero creo que es muy interesante:

    A poca gente se le ocurre meter la mano en una máquina de latas de refresco para sacar alguna gratis. Yo hace tiempo que la metí y tarde mucho en sacarla. Al principio estuve días con la lata agarrada, tirando de ella para que saliese. Después los días se convirtieron en meses y la lata ya estaba aplastada y deforme, de forma que ya no había manera de sacarla. Pasaron semanas y la mano comenzaba a dolerme. Orgulloso, seguía tirando de la lata, ya oxidada y vacía. No se me ocurría que más podía hacer, si sacaba la mano no habría conseguido mi refresco y la lata obstruiría la máquina. Mi mente comenzaba a dar vueltas y no daba con ninguna formula eficaz. Ya estaba nervioso pues creía que nunca podría sacar la mano pero alguien se acercó. Me propuso empujar la lata y cambiarla por otra diferente pero en buen estado para intentar sacarla. Me dijo que no la cogiese horizontal si no que tirara de ella desde la base. Y así fue. Cambié la lata que tanto tiempo había estado en mi mano por otra, que aunque no me gustaba tanto su sabor podría calmar mi sed. Ví como mi mano salía de la máquina acompañada por mi ansiada lata. Aún la estaba saboreando cuando vino el recuerdo de la primera lata que cogí. Con mi nueva lata en una mano, volví a meter la otra para coger la lata aplastada del principio. Pero me detuve a la mitad. Tan a gusto estaba yo con mi lata nueva que se me olvidó el sabor de la otra y desistí. ¿Es mejor quedar la mano dentro y conformarse con tocar la lata oxidada que nunca podrá salir e intentar sacarla aunque te cueste un brazo? ¿Es mejor cambiar la lata vieja por una nueva que pueda salir, aunque no sea del sabor que querías en un principio? ¿O es mejor olvidarse de la lata y sacar el brazo con la mano vacía?

    CNM 1ºC

    ResponderEliminar
  3. En este relato pienso que el acto sexual representa un querer para ser feliz y/o alcanzar la perfecion...fruto de esto es Eros el cual representa en mi opinion el amor
    Los defectos representa que ¿el amor no es bueno? pienso que no...el no ser completamente bueno no quiere decir que sea malo...el amor es algo intermedio...por lo tanto relacionandolo con lo que e dicho al inicio el amor la forma de conseguir la perfeccion...

    ResponderEliminar
  4. Hacía tiempo que no me acercaba a la mitología. No es mi intención comenzar a debatir sobre el tema, creo que hoy no es uno de mis mejores días para eso; pero no he podido evitar sonreir al recordar que, para mí, la mitología es a la antigüedad como los culebrones venezolanos son a la actualidad; todos llenos de lios amorosos entre los dioses, hijos no deseados, humanos/as castigados por liarse con dioses, venganzas, robos de poderes, envidias; vamos, que yo creo que Falcon Crest se inspiró en la mitología griega, je, je...

    De todas formas añadir que, tal vez, lo que falta en el texto es sacar a relucir a Thánatos, inseparable compañero de Eros, que es quien hace evidente esa terrible dualidad que siempre acompaña al amor...

    ResponderEliminar
  5. Hola Morcuende. Pues sí, parece que el amor tiene una parte "mala", es decir, de dificultad, penalidad, dolor, etc. ¿Pero por qué? ¿Por qué el amor ha de ser siempre en parte doloroso, esforzado? ¿Si no tuviera ese aspecto doloroso sería amor el amor?

    ResponderEliminar
  6. Hola CNM. Vaya dilema! Es obvio que, si tienes sed, la peor opción es sacar el brazo de vacío. En cuanto a las otras dos opciones, no es fácil decidir. Depende de qué lata estimes mejor y qué precio te parezca justo. Si de veras prefieres la primera lata, igual vale la pena sacrificar un brazo por lograrla (en una insensatez pensar que las cosas salen gratis). Si te conformas con la otra, sabiendo que habrías podido lograr la primera, te arrepentirás. Uno no puede dejar de aspirar a lo mejor (siempre que uno crea de verdad que es lo mejor y que el precio pagado sea de menor valor que lo logrado). Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola Jesús. De acuerdo contigo. Aunque si el amor es el ansia de lograr la perfección, ¿cómo que es algo malo (aunque sea en parte)? ¿No es algo raro eso? ¿Podrías explicarlo?
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Sandra. Jaja, tienes toda la razón. Los mitos eran los culebrones de la antiguedad. ¡Pero qué culebrones, eh! Sería, por cierto, interesantísmo analizar el contenido de los culebrones (más o menos, el argumento es esencialmente el mismo en todos). En cuanto a lo de Eros y Thánatos, disiento contigo (y con Freud). Eros y Thanatos, amor y muerte, crecimiento y decrecimiento, unión y descomposición no son términos complementarios, sino radicalmente opuestos. En el amor no puede haber ni un gramo de muerte, y si lo hay ese amor es menos amor. (La única "muerte" compatible con el amor es la de la particularidad de los que aman, al unirse y eliminar sus diferencias, o más bien, al demostrarse que tales diferencias eran aparentes)...
    Un saludo!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  9. es algo malo ya que sufres en ocasiones...sufres por una discurion,una perdida,o algun hecho que afecte negativamente a alguien a quien aprecias ya sea un familiar,un amor,...o incluso algo material

    ResponderEliminar
  10. buenas:

    a tu respues victor pienso que el amor sin dolor no es amor, ya que bueno poniendo un ejemplo sencillo, si tu amas a una persona, en cualquier momento en que esta se aleje de ti ( un viaje, una reunion ..... ) le echaras de menos por lo cual sentiras dolor, tambien se puede dar el caso de que esa persona lo este pasando mal ( muerte de un familiar, un despido.....) por lo cual si tu la amas sentiras tambien dolor al verla sufrir.

    Por esto pienso que el amor sin dolor no es un verdadero amor ya que si no sintieras esas cosas no seria verdadero amor si no un ´´capricho``

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos, intesto contestar a lo que dicen Jesús y Morcuende. Ambos afirman que en el amor hay algo malo o doloroso porque la persona (o lo que sea) que amas siempre puede perdérsete, abandonarte, o estar pasándolo mal (y tú te sentirías también mal por ese motivo). De acuerdo, sobre todo con lo último, pues el amor parece suponer que deseamos el bien de la persona que amamos (es decir, que crezca, se desarrolle, etc.). Ahora bien: ¿no debería considerar el amante que, a veces, lo mejor para la persona que ama es que esta se aleje, lo abandone, o incluso que ame a otras personas? Si así fuera, ¿debería sentir dolor por algo que cree bueno para la persona que ama? ¿Qué pensáis de esto?
    Un saludo a ambos!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Víctor.
    Opino que lo que Sócrates quiere decir con este mito es que la vida del ser humano está plagada de enigmas, que en su mayoría los crea el propio ser humano para conseguir algo, está en nuestra naturaleza ir más allá; y el desseo es hijo a la vez de la carencia y de la abundancia, porque al estar carentes del algo queremos la abundacia de lo mismo.

    ResponderEliminar
  13. ¡ Hola Victor !
    Yo pienso que Sócrates con este mito nos quiere hacer ver que en el amor "no todo es de color de rosa" es decir, hay dificultades como la pobreza, las dudas, las desconfianzas, una serie de carencias, que en este caso Eros hereda de su madre, y por otro lado nos muestra la riqueza que sentimos por dentro cuando queremos a alguien, y esa forma de pensar o de sentir que no nos falta de nada, que somos "ricos" en ese sentido, características que en este caso, de quien las heredaría sería de su padre.

    ResponderEliminar
  14. Hola Chanquete. De acuerdo contigo en lo fundamental. Lo que no sé si no entiendo o si directamente no comparto es eso de que el ser humano "crea los enigmas para conseguir algo". ¿Los enigmas se crean o más bien se te plantan enfrente? ¿Y para qué crees que los crea el ser humano?
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Miriam y bienvenida a estas oscuras cavernas. Creo que tienes mucha razón en lo que dices. Yo añadiría dos cosas: la carencias que uno tiene, ¿no son lo que nos mueve a amar, a buscar lo que no tenemos? Y, de otro lado, esa riqueza que sentimos cuando queremos a alguien, ¿por qué será? ¿por lo que es ese alguien? ¿o por todo lo que ese alguien nos hace soñar?...
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  16. Hola de nuevo Victor. Creo que reduces mucho el concepto "muerte" que representa Thanatos. Lo reduces a las desventuras de una relación en particular, donde la muerte representaría el sufrimiento dentro de la relación (enfados, maltratos, indiferencia, infidelidad...)
    No; la vida y la muerte, a pesar de ser términos opuestos, paradójicamente son también complementarios. La vida necesita de la muerte y viceversa (por muy cruel que pueda parecernos, así es). Y si hay un sinónimo de "vida" ese es "amor", por lo tanto eros y thanatos son opuestos pero complementarios.
    Ciertamente el amor conlleva sufrimiento, y un poquito de muerte cada vez que amas, puesto que de alguna manera "matas" parte de tu libertad y del control que ejerces sobre tu vida (si es que se ejerce alguno, y eso enlazaría con un debate sobre la entrada que has colgado relativa a la libertad), para cederlo, involuntariamente (debido a los sentimientos incontrolados), a la otra persona, la que se convierte en dueña de una parte de ti. Eso es una forma de morir un poco, y conlleva sufrimiento, aunque lo aceptemos (no sé si voluntariamente u obligados por los sentimientos), porque ¿se ama voluntariamente?. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Sandra. Jaja, esta vez no estamos de acuerdo en casi nada, pero disolver los desacuerdos es, a mi juicio, el mas intenso acto de amor, así que te digo lo que yo pienso al respecto, a ver qué opinas.
    En primer lugar, yo hablaba de la muerte no como sufrimiento amoroso, sino de forma más general, como tú dices, como lo opuesto a la vida (el sufrimiento amoroso es parte del amor, es decir, de la vida). Ahora bien, no creo que la vida y la muerte sean términos complementarios que se necesiten uno a otro. Entre ellos hay una asimetría esencial. La vida es la afirmación, el ser, la existencia. La muerte es la negación, el no ser, la inexistencia. Y la vida no necesita a la muerte para ser (más bien lo que necesita es evitarla), mientras que la muerte sí que necesita a la vida para ser algo. Dicho en términos un poco excéntricos (pero en el fondo lógicos): la negación, el no ser, etc., necesitan a la afirmación y al ser, pues si la muerte ES algo real, entonces habremos de decir que EL NO SER ES, si la negación es algo entonces habremos de afirmarla como tal, etc. Más fácilmente (¿): el NO (eso es la muerte) necesita al SÍ; mientras que el SÍ (eso es la vida) no necesita al NO. Una doble afirmación es una afirmación; pero una doble negación no es una negación (sino una afirmación). Más claro aún: la muerte es una degeneración de la vida, nace de ella; pero la vida no es una degeneración de la muerte, ni nace de ella (sino que nace de otras vidas previas).
    En cuanto a lo demás que dices, yo no creo que el amor significa perder el control de tu vida, ni tu libertad, ni tu voluntad, sino justo todo lo contrario. El amor, tal como yo lo entiendo, es un actividad por la que nos unimos a aquello que nos hace crecer como personas. Dado que eso (crecer, realizarnos, etc.) es lo que más queremos, elegir esa actividad no significa perderte, sino ganarte; ganar en desarrollo, luego también en control y en todo lo que eres; ganar en conocimiento y experiencia, luego también en libertad. Y, desde luego, a mi me parece un acto voluntario: estaríamos locos si no tuviéramos la firme voluntad de amar aquello que nos saca de nuestras casillas para (según nuestra percepción y expectativa) hacernos mejores. Es cierto que en el amor hay cierta impresión de pérdida de individualidad, etc., pero esa individualidad se pierde para ganar algo que la trasciende, supera, incorpora, asimila, etc. Esta claro, dirás, que yo tengo una concepción muy racional y poco romántica: el amor no es esa suerte de pasión enfermiza que nos hace hacer lo que no queremos movidos por sentimientos descontrolados. ¿Se puede querer lo que no se quiere? ¿Hay realmente sentimientos ciegos o incontrolados?... Todo esto sería, creo, un buen tema para seguir discutiendo.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  18. Madre mía, pero qué optimista eres, da gusto. Me tengo que ir ahora mismo y estaré todo el puente fuera, pero no tengo intención de dejar de contestarte, con un poco más de profundidad, a todo esto cuando vuelva.
    Sólo decirte que sí que eres romántico viendo al amor tan de color de rosa (sólo la parte que te hace crecer y todas esas cosas...), y es muy curioso que te cuestiones si la libertad existe o no (si nuestros actos no están totalmente condicionados por nuestra educación) y sin embargo creas tan a ciegas que el amor es totalmente voluntario.
    Y por último (en este breve aperitivo de debate)tienes razón en que la muerte existe como negación de la vida; pero yo me refería a que sin muerte no hay vida dado que para que unos vivan otros han de morir; para abrir ciclos nuevos (nueva vida) hay que cerrar otros (muerte). La naturaleza entera grita que para que unos vivan otros han de morir; que de la putrefacción nace la vida, y de la vida proviene la muerte, que vuelve a generarla, como una rueda sin fin.... Un saludo. No respires aliviado porque volveré, je,je...

    ResponderEliminar
  19. Pues lo cierto es que me quede con la segunda y me olvide de la primera, pero de que se acabo me quede sin lata... No se si te has dado cuenta, victor, de que el texto tiene algo que ver con el amor.

    ResponderEliminar
  20. Jaja, Sandra, respiro aliviado, pero de saber que hay gente tan inteligente como tú en este mundo de vivos y muertos. Te contesto en el orden en que expones.
    - Mmm, los románticos veían el amor más de color rojo sangre (o blanco cementerio) que de rosa. Táchame, mejor, de idealista pero en un sentido más racional. Yo creo que lo que hay de amor en el amor es puro crecimiento y gozo, por pura definición; otro asunto es que lograr amor tan puro resulte improbable, entre otras cosas por toda esa mitología romántica que empaña su comprensión y su vivencia. En cualquier caso, espero tus argumentos.
    - La cuestión de la libertad, que se presenta en otra entrada, está abierta, aún no resuelta. Y sería muy interesante debatirla antes de emparejarla con la del amor. De todos modos creo que entiendo por donde va tu observación. Según lo veo yo, el amor (el deseo, eros, etc.) es tanto mayor cuanto más consciente de su objeto (y de sí mismo) es. Un deseo ciego, es decir, inconsciente de lo que lo mueve (como el amor pasional y sentimental de los románticos) es menos intenso, aunque parezca paradójicamente lo contrario (una cierta prueba es lo poco que dura). Un amor plenamente consciente de lo que hace (aunque sea consciente de leyes o argumentos ante los que no tiene alternativa) es un amor que se pone plenamente a prueba cada día, desde todas las intancias psíquicas, y no sólo la emotiva (que, por supuesto, sigue y obedece a la cognitiva: si entiendo que X me conviene, me enamoro de X --parece y es una provocación, pero además es verdad--)...
    - En cuanto a lo de la muerte y la vida, yo prefiero ser menos siniestro. La vida no nace nunca de la muerte (eso es una metáfora), la vida nace de lo vivo, incluso los seres que proliferan en lo putrefacto lo hacen a partir de microorganismos que están vivos, no muertos. La noción de que algo tiene que dejar de ser para que otra cosa sea me parece muy extraña (y ya sé que es extraño que me parezca así). Realmente, yo no creo que nada puede dejar de ser, nunca. (Léete, por fa, una entrada anterior que se llama: ¿es la muerte un truco de magia? y si quieres lo discutimos --está en la etiqueta "muerte" y también en "introducción a la filosofía"--).

    Un saludo y feliz puente!! Quedo a la espera de tus nuevas y agudas observaciones...

    ResponderEliminar
  21. Vaya, CNM, si te olvidó la primera es que era olvidable, y si se te acabó la segunda es que era acabable. Ay, el amor... Ese sí que no se olvida ni se acaba ¿no?

    ResponderEliminar
  22. ¿De nuevo redoblando tus ataques al romanticismo? ñ.ñ

    ResponderEliminar
  23. El ataque y la incomprensión es tan vital para el romántico como los amores desgraciados o imposibles, o como el fascinante misterio de un mensaje anónimo...

    ResponderEliminar
  24. Hola Víctor.
    Realmente los enigmas aparecen cuando el ser humano se plantea la solución de los problemas que debe resolver para conseguir su objetivo, asi que tecnicamente los problemas se los crea el propio ser humano, ya sea por actos directos o por la repercusión de los mismos, como dice la teoria de la causalidad aplicada a la filosofía.

    ResponderEliminar
  25. Hola de nuevo Victor. Espero que hayas tenido un buen puente.
    Como dijo Jack el destripador: "Vamos por partes"...
    Respecto a lo del amor el asunto es que hay dos tipos, o más bien fases, en él. Está el "amor romántico", o enamoramiento, que coincide con la primera fase del mismo (pasión, arrebato, irracionalidad...), y el amor profundo, sereno, basado en el conocimiento de la otra persona, ese que ayuda a crecer, que es el que tú defines; ese al que deja paso la pasión y que es más duradero.
    No puede ser de esa pureza que pretendes, no por la mitología romántica (que mira que te disgusta), sino porque los que aman son personas, y por tanto seres no perfectos, que harán del amor algo imperfecto, menos sereno, profundo y desinteresado de lo que nos gustaría. No se trata de comparar el amor romántico con el sereno, normalmente se suelen suceder uno al otro.

    Segunda parte: ¿De verdad crees que eliges libremente a tu pareja amorosa, a la persona en quien depositas tus sentimientos, esperanzas, necesidades, confianza...?; ¿no tiene tu elección nada que ver con la educación recibida, con la personalidad que ella te ha procurado, tus prejuicios inconscientes, tus necesidades psicológicas..., y por tanto ya no eres libre en la elección?(si aceptamos previamente la premisa de que no somos libres, claro, algo difícil y discutible).

    Y finalmente, lamento que la crudeza de la dualidad vida-muerte te resulte tan dura como para preferir pensar que no existe. Todo nace de algo vivo hasta que se llega al límite en que nace de algo muerto que se transforma, de una u otra forma; si no nunca habría comenzado la vida en el planeta; y cuando algo muere alimenta a lo vivo... c'est la vie...
    Aunque estoy de acuerdo contigo en que nada desaparece, pero no porque sea creyente de una u otra forma, sino porque creo a pies juntillas que la energía y la materia ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman.
    De todas maneras leeré la entrada que me dices con tranquilidad y ya te comentaré. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Erigirme en un misterio fascinante con una única frase, qué romántico, y sorprendente (?) viniendo de ti...
    De todos modos, no creo que, si no lo sabes ya sobradamente, al menos sospeches quién soy.

    En fin, siguen haciéndome gracia esos piques con el romanticismo, porque tienes razón en lo que dices, pero los caricaturizas un poco, creo.

    A fin de cuentas, hasta los más pintados tienen entre sus obras relatos o puntos humorísticos o satíricos, no todo es un perenne refugio en la negrura. ¡Y por cierto que también disfrutaban de la etapa idílica de sus amores!

    Temo que, de todos modos, llegaremos al punto muerto de otras veces...pero me divierte volver a revolver el tema

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. Ok, Chanquete. De acuerdo con eso. Pero si los problemas (y los enigmas consecuentes) los "origina" al ser humano en cuanto que aparecen como obstáculos en el logro de nuestros objetivos. ¿Qué hay de esos objetivos o fines? ¿También los inventamos? ¿O los objetivos y fines del ser humano han de ser esencial y necesariamente unos (y no otros), de manera que haya que descubrirlos, en lugar de originarlos o crearlos?
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  28. Hola Sandra.

    Del amor romántico y el amor sereno. Tu misma reconoces que uno es más perfectamente amor. Yo no digo que no exista su versión imperfecta, sino que intentaba definir el amor, y para definir algo conviene establecer el "modelo", lo que es ese algo en su versión acabada. Lo que luego pase en este mundo terrenal y en la letra de los tangos es otra historia. Es como si nos proponemos definir la comunicación, lo hacemos, y luego tú me dices que no todo el mundo en todo momento se comunica bien. Si se trata de eso, ok, pero eso no anula nuestra definición de lo que es comunicarse, o lo que es amar, etc.

    En cuanto a la libertad de elección en el amor. El argumento es similar al anterior. Si no asumimos un grado de libertad (y por tanto de responsabilidad) en nuestras elecciones, éstas no serían realmente elecciones, sino actos condicionados. Una prueba más empírica de esto es que solemos pensarnos muy mucho si tal o cual relación nos conviene, y nos sentimos arrepentidos y dolidos cuando creemos habernos equivocado. Si fuéramos simples marionetas de los condicionantes sociales todo esto no tendría ningún sentido. El sólo hecho de que te preguntes hasta que punto influye en una elección todo lo que dices, ya dice mucho de tu capacidad para analizar críticamente dichas influencias y poder así trascenderlas. Obviamente en esto hay grados, la gente más consciente de lo que le condiciona y con más capacidad reflexiva y crítica será más libre y podrá elegir más libremente a las personas que quiere.

    En cuanto a la dualidad muerte-vida: si lo quieres esgrimir es que, al final, lo orgánico surgió en algún momento de lo inorgánico (como sostiene, quizás, la mayoría de los biólogos), esto a mi me parece increíble, es decir, ilógico. Es cómo pensar que el vino surge del agua. Y yo no creo en los milagros. En este respecto, al menos, y mientras no se me demuestre lo contrario, la biología no representa mayor criterio de autoridad que la teología que (más coherentemente al menos, a este respecto, y sin que yo sea, por otra parte, teólogo ni nada parecido) afirma que la vida surge de algo sumamente vivo, como es Dios...

    A ver que te parece todo esto.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  29. Bueno, Victor, pues en lo que respecta al amor decirte que en ningún momento he cuestionado yo que exista un ideal al que mirar, al contrario; yo sólo he dicho que si el amor no es perfecto es debido a la imperfección humana, y no como tú sugerías a la mitología del amor romántico.

    En cuanto a la libertad, ja, jaa, jaaaa... me alegro de que por fin te hayas decantado por una opinión clara al respecto, no es fácil el asunto, ya lo he dicho muchas veces, pero a través del debate sobre el amor te has posicionado a favor de la tesis de que "somos libres", de que la educación no nos condiciona de manera rotunda e incuestionable y de que, en última instancia, podemos decidir; supongo que en el fondo a todos nos gusta pensar eso (creo que a mí también, aunque a veces me entren dudas; pero por fin dejas de preguntar a los demás para optar por un presupuesto), (me hace gracia que haya tenido que ser para defender tu idea del amor en vez de para defender claramente la independencia de las elecciones; eso demuestra que te importa más el concepto de amor que el de libertad, pero está bien así).

    Respecto al último apartado no creo que vayamos a ponernos de acuerdo nunca, nunca. Yo soy una atea irredenta desde hace mucho. No creo que sea necesaria la existencia de ningún dios para explicar la vida; lo que no conocemos o comprendemos ya lo iremos descubriendo (o no), pero no es solución a un enigma otro mucho mayor, como es la existencia de un "ser superior". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. no lo ley pero como dice cavernicola me pareció aburrido jajaja :)

    ResponderEliminar
  31. No era su madre pena porque el amor es deseo/carencia, pues solo se desea lo que no se tiene ? Lo de Poros no ne cuadra

    ResponderEliminar
  32. No era su madre pena porque el amor es deseo/carencia, pues solo se desea lo que no se tiene ? Lo de Poros no ne cuadra

    ResponderEliminar
  33. Terminé en el foro de casualidad por que me gusta la mitología griega,se aplica desde medicina hasta bioquímica y otros campos de la ciencia y psicología, en economía no sé pero si se que la lata de la máquina seguro salía por ejemplo 2$o5$ en el 2010?Y ya pasaron 7 años..Cuanto vale ahora?Sin importar la marca claro está...Dentro de otros 7 años cuanto valdrá?T.T

    ResponderEliminar