miércoles, 30 de mayo de 2012

Dilemas utilitaristas



Uno de los problemas del emotivismo más tosco es (como veíamos en la entrada anterior) que si lo bueno es lo que "nos hace felices", ¿qué ocurre si a alguien le hace feliz estrangular a sus semejantes?... Una posible respuesta a este problema consiste en afirmar: "el estrangulador sería feliz pero al coste de generar una infelicidad mayor en los demás (en el estrangulado, su familia, sus vecinos...)", y que lo realmente "bueno" no es la felicidad sin más, sino "la mayor felicidad para el mayor número posible de seres". Esta teoría ética se conoce como "utilitarismo", y afirma que debemos decidir nuestras acciones en función de sus probables consecuencias en vistas al fin de una felicidad lo más general posible.

El utilitarismo supone muchos problemas, por ejemplo: ¿cómo establecemos lo que hace feliz a la mayoría, siendo tan subjetivo esto de la felicidad? O, sobre todo: ¿por qué nos ha de importar la felicidad de los demás? ¿por qué habríamos de renunciar a nuestros placeres individuales en nombre de esa felicidad? ... Pero atendamos ahora a estos típicos dilemas utilitaristas. En todos ellos se muestra lo difícil que sería aplicar esta teoría a determinados casos prácticos.

1. Tengo una gran fortuna. Puedo donarla en su mayor parte a mis hijos (que viven bastante bien sin ella) o a una institución que la distribuya entre gente más pobre que mis hijos. ¿Qué debería hacer si fuera utilitarista? ¿Qué harías tú y por qué?

2. Dos pacientes de la misma edad están a punto de morir, necesitan un trasplante, pero sólo hay un órgano disponible. Uno es un científico muy prestigioso que está a punto de descubrir un remedio contra el cáncer, el otro es un hombre anónimo que no se dedica a nada en especial (por lo demás son lo más iguales posibles: la misma edad, una familia similar...). Soy un médico utilitarista, ¿a quién debería salvar? ¿A quién salvarías tú y por qué?

3. Otro de médicos. La vida de un tirano extranjero está en mis manos (soy su médico). Sé de buena tinta que, en cuanto lo cure, va a volver a su país con la intención expresa de masacrar a parte de la población (supuestos rebeldes). ¿Debería hacer todo lo posible por salvar su vida, o más bien todo lo posible para no salvarla (sin que se note mucho)? ¿Qué debería hacer un médico utilitarista? ¿Y tú? ¿Por qué?

4. Dado que los animales también parecen capaces de sentir placer y dolor, y que ir a los toros supone placer para el espectador pero dolor para el animal, ¿qué deberíamos hacer con la fiesta nacional? ¿Qué haría un utilitarista? ¿Y tú?


5. Dado lo anterior, ¿te parece que deberíamos ser todo lo vegetarianos posible? ¿Crees, en general, que los animales pueden tener derechos (por ejemplo, el derecho a no sufrir dolor innecesariamente)?

6. Otro caso médico. Un ser querido tuyo se muere de una extraña enfermedad, cuyo tratamiento cuesta mucho dinero. Pides ayuda al Estado, y el consejero de Salud te responde: sólo tenemos 500.000 euros: lo podemos gastar en un hospital infantil en el tercer mundo donde salvaría la vida a mil niños al año, o en pagar el tratamiento de esta persona. Tú decides. ¿Qué decides? ¿Por qué? ¿Qué decidiría un utilitarista?

7. ¿Estaría justificado que un gobernante mintiera a sus gobernados (por ejemplo acerca de la existencia de un problema con respecto al cual la población no podría hacer nada) para no preocupar a la gente? ¿Qué haría un utilitarista? ¿Y tú? ¿Por qué?

8. ¿Se debería torturar todo lo cruelmente que fuera necesario a un terrorista para que confesara dónde está la bomba que ha colocado en algún lugar repleto de gente? ¿Qué haría un utilitarista? ¿Y tú? ¿Por qué?

15 comentarios:

  1. Buenas tardes Víctor. Soy Sara Gallego de 1ºH
    4. Dado que los animales también parecen capaces de sentir placer y dolor, y que ir a los toros supone placer para el espectador pero dolor para el animal, ¿qué deberíamos hacer con la fiesta nacional? ¿Qué haría un utilitarista? ¿Y tú?
    He leído todas y ésta es la que más me ha llamado la atención, este tema es un tema muy polémico que da inicios a muchas opiniones, sin embargo... Creo que en este caso habría dos tipos de utilitaristas, aquellos que defienden a los animales en este caso a los toros. Un utilitarista que defendiese a estos animales, suprimiría esta fiesta nacional por el único motivo de salvar a miles de toros. Haría un bien común y por lo tanto se guiaría por la emoción de conseguir la felicidad de muchos individuos taurinos, es decir el bien de los mismos y no su sufrimiento. Porque los animales no sean personas no quiere decir que pierdan protagonismo en cualquiera de estas teorías, en este caso me parece importante. Sin embargo la persona utilitarista que buscase el bien de aquellas personas a las cuáles tanto gustan los toros no omitiría esta fiesta, únicamente para ver feliz a un gran colectivo de personas a las cuales parece que les produce ''placer'' ver sufrir a los animales.
    Yo optaría por ser utilitarista sí, pero en defensa de los animales consiguiendo así el buen trato a estos. Sería también a un gran número de animales. Y son seres vivos importantes como nosotros, no por ello quiere decir que opten por tomar un segundo papel y que podamos manejarlos como nos venga en gana.
    Al mismo tiempo el utilitarista se fija en aquellas consecuencias cercanas antes de elegir entre las opciones. Sin embargo en este caso las consecuencias de cada acto que pueda realizar están más que claras y son bastante obvias. Si el utilitarista es feliz haciendo feliz a los demás ya sean animales o personas,en este caso...Prefiero hacer ''felices'' a los animales.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara, muchas gracias por tu inteligente comentario.

    Yo creo que aquí, un utilitarista muy reflexivo tendría que considerar la cantidad y calidad de distintos placeres y dolores, para compararlos después. ¿Es equiparable el dolor aparejado al daño físico y la agonía que se le da al toro con el placer de contemplar una corrida de toros? Yo creo que no son ni lejanamente comparables: el dolor de toro es mucho mayor y más grave que el placer del espectador. Piensa qu el toro que muere no solo sufre sino que pierde toda posibilidad futura de obtener placer, y que el placer del espectador taurino puede satisfacerse con otras fórmulas estéticas que, significando lo mismo que lo que significa una corrida, no tengan por qué implicar la muerte del animal (piensa, por ejemplo, en las corridas de toro en las que no está permitido matar o hacer daño físico al toro o, mejor aún, en espectaculos en los que se ritualice la corrida -se de una versión más "abstracta" o más metafórica- sin necesidad de celebrarla -igual que hay cuadros en que se representa un paisaje de forma, por ejemplo, expresionista o abstracta, sin necesidad de hacer "realista" cada detalle-).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me añado a la disputa junto con mi querida prima para decir que es cierto, aquí todos podríamos presumir de utilitaristas, de morales pero presumimos de lo que carecemos. Claro que no estoy a favor de los toros, me parece humillante que disfrutemos de esta fiesta, de ver como maltratan animales y además de manera pública y alargando el sufrimiento, aunque un día me hicieron pensar, discutí con una amiga, que esta a favor de el toreo y su respuesta me trastocó un poco fue algo así:
    "¿Tú comes ternera? -Yo respondí que sí, a lo que ella me dijo-: Pues a los toros los tienen años, en los mejores pastos, los engordan, los hacen fuertes, viven rodeados de lujos y luego acaban con su vida en qué, ¿en dos horas?. Sí, lo harán de manera humillante y pública dejando claro el dolor que sufre el animal pero la ternera, esa que llena tu estómago una vez a la semana se pasa meses en un cuartucho sin ver la luz del sol y lo único que hacen es cebarla, y cebarla, la tienen bajo condiciones inhumanas todo para que cuando llegue a tu plato este tierna y jugosa, y dime ¿es eso justo acaso?"
    La verdad es que me descolocó pero a día de hoy sigo estando en contra de los toros, es cierto que la ternera puede ser peor tratada, pero nos alimenta tiene un fin útil y productivo pero el toreo no, es un método más de tortura, y a nadie le gusta la tortura, o no al menos en sus propias carnes.
    Terminó con una frase que se encuentra en nuestra plaza de toros:
    "El toreo no es arte ni cultura, es tortura"

    ResponderEliminar
  4. Victor, soy Jose Enrique de 1G, te pongo este comentario para recordarte que mañana tenemos la recuperacion del 1 trimestre. Creo que te lo he recordado hoy en clase antes de que tuvieras que irte porque vino el orientador. Ante la duda te escribo este comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Filoalmafanía:

    Tu amiga tiene toda la razón en lo que describe acerca de las terneras, pero eso NO me parece que justifique su tolerancia con los toros. Es como decir: los toros generan dolor y son malos pero como, total, ya toleramos cosas así, ¿qué más da una más?... Pues no: si comer ternera supone ese precio de dolor es tan malo o más que los toros (de hecho, este es uno de los argumentos, si no el principal, de los vegetarianos), y no deberíamos tolerar ni una cosa ni la otra. En cuanto al fin útil de alimentarnos, el argumento de un vegetariano sería que la carne (y menos la de ternera, y menos aún la de ternera sometida a tales condiciones de vida) no es la única forma posible de alimentarnos.

    "El toreo no es arte ni cultura, es tortura"

    Mujer, yo creo que algo (o incluso mucho) de cultura (es algo aprendido, no innato...) e incluso de arte (busca la belleza, la comprensión a través de imágenes de ciertas verdades profundas, etc.) tiene. Ahora, eso no quiere decir (diría un utilitarista) que todo lo cultural y artístico deba ser tolerado A CUALQUIER PRECIO (no, desde luego, al precio de privar de la vida o el bienestar a seres capaces de sentir como son los toros).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Buenas Víctor, soy Patricia de 1ºH; y quiero comentar con respecto al tema 7.
    Un utilitarista, puesto que desea el bien común, estaría de acuerdo en no comunicar a la población el problema que tiene el gobierno ya que aún informándolos no podrían hacer nada para solucionarlo.
    Pero yo no estoy de acuerdo con ese punto de vista en este momento. Se supone que esa persona está gobernando porque la población lo ha votado por diferentes motivos (le inspiraba confianza, fuerza, sacrificio por el país, etc...), y no comunicar ese problema al pueblo sería algún tipo de traición porque están viviendo una situación mala que ellos no saben y que cuando se la encuentren de frente no van a saber como actuar. En mi opinión, yo sí informaría al pueblo del asunto por malo que sea, así los iría preparando para cuando llegara la hora.

    ResponderEliminar
  7. Enrique, muchas gracias por el aviso. Espero que te haya salido bien.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Patricia.

    El asunto, tal como ves perfectamente, no es fácil, ni siquiera para un utilitarista. Si el gobernante miente no preocupa a la población (bienestar colectivo), pero si la mentira se descubre el daño puede ser aún mayor: desconfianza generalizada en el gobierno, indignación, etc. E incluso si no se descubre también, pues un pueblo que no es informado y no tiene que afrontar los problemas políticos se acaba infantilizando, lo cual no augura consecuencias muy buenas (un pueblo infantilizado es, por ejemplo, más fácil de manipular y someter por un tirano, lo que generaría más malestar que bienestar general)... En fin, no es nada fácil aquello del "fin justifica los medios", ¿verdad?

    Felicidades por tu comentario. Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    1)Utilitariamente, lo adecuado sería donar la herencia a la institución. Ya que harás más felices a más personas(ni que decir, que estarán unos pasos más cerca de tener los derechos y necesidades básicas de todo el mundo). Además, ser más rico no es necesariamente ser más feliz. Yo pienso eso, y quiero que mis hijos(cuando los tenga) piensen eso. Prefiero sentirme útil, tener un buen sentido de la moral y la justicia, seguir fielmente a mis principios, y un largo sinfín de valores a mi juicio más importantes, a pesar de tener un nivel económico humilde.
    Si eres rico también puedes tener todos estos valores citados, pero si estos valores son más importantes que la riqueza, y los puedes tener sin ella, la riqueza es algo secundario.
    Como ya se aclara que tus hijos podrán vivir dignamente sin esta herencia, no se les quitará la opción de ser felices.
    Y yo, personalmente, también cogería esta opción.

    2)Según un utilitarista, se debería salvar al científico, que es la persona que se prevee que salvará más vidas en un futuro. Pero yo personalmente, elegiría... al que estuviera más tiempo en la lista de espera(y si por casualidad los dos están desde el mismo mínuto, segundo, décima de segundo o centésima de segundo, al azar.). Pieno que ninguno es mejor que el otro, ninguno es mejor persona que otro. En la vida hay muchas cosas aparte de ayudar a otras personas, y no debemos ser valorados únicamente por ese hecho.

    3) Utilitariamente, lo adecuado es escoger no salvar al paciente.Porque hay más probabilidades de salvar un número mayor de vidas si no salvas esta primera. Pero personalmente, iría en contra de todos mis principios. Ya que una vida no es algo que se pueda medir... No sabemos cuál es su precio, ni qué castigo es el más adecuado si acabas con otra vida. Puedo hacer una valoración subjetiva, en base de estos hechos y de mis principios, que supondría... Por lo menos, intentar encarcelar a este criminal, o medidas similares, antes que matarlo.
    Si estas opciones no se pueden, con todo el dolor de mi... corazón, tendré que hacer caso a mi mente(a mis principios más bien), y dejarlo pasar. Porque no quiero ser(ni debería ser) la que decida quién vive, y quién muere... Y si lo fuera, me conformaría con el pobre consuelo de tener en cuenta que ese criminal debe ser encarcelado, y de que eso realmente no está en mis manos(que si lo estuviera, de buena gana lo pondría en práctica).
    No es justo para la mayoría, no me hace feliz a mí, pero sí es justo para mí, que ya que es a mí a quien se plantea la cuestión, decido con mi propio juicio. (Ciertamente me encantaría salvar a todas esas personas de ese país, pero no estoy dispuesta a pagar ese precio.)

    ResponderEliminar
  10. 4)Sinceramente pienso que un utilitarista iría en contra del toreo, pero según qué se valore.
    Como para mí, la vida de un animal es igual de valiosa que la de un ser humano, lo que valoro es más bien... Placer de unos, a costa de la vida de otros. Así suena fatal, verdad? Y muchos fanáticos de las corridas de toros se retractarían con esto...(Es como hacer espectáculos de gladiadores), el problema está cuando vemos inferiores a la otra especie... en este caso, ¿Merece la pena el placer de unos, a costa de la vida de otros?
    Yo valoro la vida y el placer, y pienso que el uno no es nada sin el otro. Pero si a los fanáticos del toreo les quitas esta actividad, no se les va a impedir ser felices y obtener placer mediante otras vías... Por eso, tanto utilitaria, como personalmente, estoy rotunda y absolutamente en contra de las corridas de toros.

    Y además, me acoplo un poquito en lo que ha escrito Filoalmafanía, diciendo que no me gusta la carne de ternera, pero aunque me gustase, no me sentiría culpable comiéndola, pues yo no soy culpable de que se hagan las corridas de toros... Y yo también soy un animal que se alimenta entre otras cosas, de carne. ¿Qué hago? ¿Dejo de comer carne porque se maltraten animales?(que de hecho, lo hago, pero me pongo en la piel de los que no lo hacen)No puedo controlar cuáles son los métodos que se llevan a cabo para llevar la carne hasta mi plato... Solo sé que la responsabilidad recae en otras personas, que por lo visto... no se han sentido muy culpables.(Sé que no es escusa igualmente).
    El fin no justifica los medios, y pienso totalmente que no es necesario hacer esas cosas que se hacen, para comer. Pero también pienso otras muchas cosas... Como que no toda la carne que he comido ha sufrido en vida, sino que se ha criado para luego matar de una manera indolora(o lo más indolora posible). O que centenares de toneladas de comida se tiran al año en Europa(lo leí hace tiempo en algún sitio... y me quedé estupefacta...), mientras hay gente que se está muriendo de hambre. Y yo, prefiero alimentarme de lo que ya está muerto, teniendo la posibilidad que otras personas no tienen de hacerlo, antes que matar a ese animal en vano, y no aprovechar la comida que se puede sacar de él.
    Por supuesto así no estoy justificando los métodos de matanza, pero repito que creo(y espero) que no todos los animales de los que nos alimentamos sufran tanto como los toros.
    Por último, al igual que con los toros... muchas de las cosas que utilizamos en nuestra vida cotidiana(como la ropa de marca, o las tecnologías, por ejemplo) valen dinero que podríamos... por ejemplo, donar a personas pobres. O más allá de eso incluso, estás cosas que pagamos a estos altos precios, las disfrutamos a costa de la sobreexplotación de otras personas, a sueldos miserables. ¿Paramos de comprar sabiendo(porque lo sabemos) esto? No.
    Es solo un ejemplo de la hipócrita actitud que tenemos todos, en estas pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana... que si te paras a pensar, son situaciones injustas.
    Solo podemos pensar que si tuvieramos la información exacta de todos y cada uno de los productos que consumimos, pensaríamos mejor qué consumir. E igual me pasa con la ternera.

    5)Bueno, yo personalmente intento ser lo más vegetariana posible(digo intento, porque siempre está el típico padre o la típica madre que se interpone en tu camino...), pero respeto quien no quiere llevar a cabo esa opción, porque al igual que otros animales, nuestra dieta también se compone de carne( y hay personas que la ven necesaria para la vida, y personas como yo, que no) pero todo, obviamente dentro de unas condiciones. Nos podemos alimentar sin que nadie sufra... no hay necesidad de jugar con la comida.
    En conclusión, todos seres vivos, de caminos evolutivos diferentes. Y ninguna especie es mejor que otra, aunque algunas sean más inteligentes(y por desgracia, abusen de esa inteligencia).

    Más tarde continuo con estos dilemas, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Cristina:

    Nos has dado a todos una lección de ética. No es que esté de acuerdo con todo lo que dices (lo principal te lo discuto en la entrada "¿Quién debe morir...?"), pero sí, absolutamente, con la actitud reflexiva, crítica y dialogante con que presentas tus puntos de vista. Ojala todos fuéramos como tú cada vez que tenemos que analizar un problema moral.

    Saludos y felicidades!
    ¡Y recomiendo a todos que lean con atención lo que dice Cristina, no para estar necesariamente de acuerdo, sino para contagiarse de su actitud reflexiva y racional (¡QUÉ ABISMAL DIFERENCIA CON LOS GRITOS Y LAS FRIVOLIDADES DICHAS SIN PENSAR QUE PUEDEN ESCUCHARSE, POR EJEMPLO, EN ALGUNOS DEBATES? EN LA TELE, O EN... ALGUNOS GRUPOS, CUANDO SE DEJAN LLEVAR POR LOS PEORES EJEMPLOS... ).

    ResponderEliminar
  12. Puede que mirándolo de manera equitativa el toreo sea arte, pero para mí el arte y la muerte no van de la mano. Puede que algunos lo vean ilógico y opinen que la muerte es arte en sí misma por todo lo que esconde, y el juego que da a la hora de componer un soneto, un cuadro, o simplemente creas una frase como "La muerte está tan segura de vencernos que nos da toda una vida de ventaja." y queda hasta bonito, y parece incluso inteligente juntar todas esas palabras y creas un enunciado que transmita algo tan simple como una verdad y por eso precisamente te llama la atención, porque es algo que nunca habías notado pero cuando lo oyes en labios de otros te das cuenta de que es verdad. Pero la muerte por muy natural que sea, no es bella, qué hay de bonito en una flor reseca, en un cuerpo sin vida, en un toro desangrándose poco a poco en la arena de una plaza en la cual se hace "arte", para mí no hay nada, llámame negativa, realista o lo que quieras pero para mí es así, puede que otros no estén de acuerdo, no digo que mi opinión sea la correcta pero en el fondo lo que atrae a la gente a este tipo de eventos es el morbo que produce la típica lucha hombre-animal, el juego que da que además este animal sea grande y poderoso y que haya varias posibilidades de que el "humano" (si es que se le puede llamar así) salga herido, pero eso da igual, no nos preocupa porque encima ellos lucen estas heridas como cicatrices de guerra, y presumen orgullosos.
    Cristina, me han sorprendido tus respuestas porque al ir leyéndolas me iba percatando de la verdad que escondían y que yo como tú comparto, en el mayor de los casos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Filoalmafanía:

    Yo tampoco veo claro que tiene la muerte (o la guerra, el mal, el dolor, etc.) de bello. Aunque tampoco creo que los poemas, obras de teatro, cuadros, etc., que hablan de la muerte la traten como algo bello o valioso (más bien como algo gracias a lo cual valorar la vida, el bien, el placer del presente, o como algo para darnos cuenta de lo vanidosos que somos, o de lo ridículas y pretenciosas que son nuestras preocupaciones, etc., etc.).

    Creo que algo parecido pasa en los toros, en los que quizás se simboliza y celebra el triunfo de la vida del hombre(la del torero, obviamente), gracias a su ingenio y arte, frente al animal, la bestia, etc. (el triunfo de la cultura sobre la naturaleza, y cosas así), y no directamente la muerte. Ahora bien, ¿quién cree que esto (que quizás sea celebrable y bello) deba simbolizarse con la muerte real de un animal salvaje, en lugar de por medios más simbólicos y -justamente- civilizados -ya que es la civilización lo que se celebra- ?

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. (Jose Aranda)
    5. Pienso que no debemos ser cuanto mas podamos vegetarianos, pues los humanos también son animales(más inteligentes,pero animales) y como todos los demás,comemos carne.Yo, particularmente como poca verdura,aun asi llevo una vida medianamente sana,pero no por ello creo que deba ser "más vegetariano" ni arrepentirme de ello.La naturaleza nos ha creado con la capacidad de poder elegir, que cada uno decida.Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola José.

    Sí, los animales (algunos) comen carne, pero los animales no se plantean (como nosotros) lo que "deben" comer, o si es mejor comer una cosa en lugar de otra.

    "...que cada uno decida".

    Claro, que cada uno decida...lo que es mejor, ¿no? El asunto es decidir qué es lo mejor.

    Un saludo!

    ResponderEliminar