miércoles, 30 de enero de 2019

Ética para noruegos



Algunos de mis alumnos de Ética se escandalizan cuando les hablo del sistema penitenciario noruego: condenas muy breves, prisiones que parecen pueblos idílicos, presos que, además de estudiar o trabajar, esquían, pasean en bici, cocinan o usan el ordenador en espaciosas celdas individuales a las que acceden con su propia llave... Como el objetivo fundamental es la rápida reinserción de los reclusos, se les permite vivir casi como si estuvieran en libertad. Mis alumnos no dan crédito. Cuando añado que el índice de reincidencia en Noruega es el más bajo del mundo (un 20%, a diferencia de países como EEUU, donde llega al 76%), algunos se muestran indignados. «Sí –me dicen–, es posible que el sistema noruego sea más eficaz; pero no es justo». «¿Por qué? –les pregunto yo–». «Muy sencillo, profe: porque los criminales tienen que sufrir, tal como han hecho sufrir a los demás».
Estas dos ideas de justicia, la «ley del talión» que citan mis alumnos, y el principio de reinserción de las cárceles noruegas, no solo están en las antípodas en cuanto a cómo hay que responder al mal (con lo mismo –la venganza–, o con lo otro –el bien de rehabilitar al preso–), sino también en cuanto a cómo interpretar ese mismo mal.
Para tratar este asunto empecemos por un sencillo dilema. Veamos... (Para leer el artículo completo pulsar aquí).





2 comentarios:

  1. Muy interesante tu defensa del siempre polémico intelectualismo moral socrático. No puedo evitar que a veces me rechibe, pero confieso que la premisa de que siempre buscamos el/nuestro bien, me parece irrefutable. Otra cosa es que seamos verdaderamente conscientes de lo que es el bien. De ahí que solo se actue mal por ignorancia. En fin, creo que me declaro fan de Sócrates.
    A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Anónimo, pese a su aparente irrefutabilidad, el intelectualismo es siempre un asunto polémico. ¿Por qué será?
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar