jueves, 26 de julio de 2018

Oposiciones


La calidad, en general, de sus docentes, ha sido siempre la principal ventaja de la escuela pública. A veces, la única. Una calidad que está garantizada, principalmente, por el sistema de acceso. Mientras en los colegios privados o concertados es el propio centro el que selecciona a discreción a sus profesores, en los centros públicos no entra nadie que no haya superado (o esté en vías de hacerlo) un duro proceso de oposiciones en que se ha de mostrar la valía ante tribunales de expertos seleccionados al azar y en el que es difícil que se den arbitrariedades o errores de bulto. Es por esto que me resulta sorprendente que se rechace el proceso de oposiciones como modo de selección de profesores. Por mejorable que sea, yo no imagino otro mejor... Sobre esto trata nuestra última colaboración en El Periódico Extremadura. Para leer el artículo completo pulsar aquí. 

3 comentarios:

  1. No creo en la meritocracia, ni siquiera en un sistema de oposición. Pienso que en cualquier profesión lo que se debe valorar realmente es la actitud, motivación, inteligencia y poco más. No creo en el Estado con ente bondadoso y protector que mira por el bien colectivo, así que privado o publico, médicos o profesores, lo que importa es que el profesional sea una persona deseosa por aprender y mejorar, básicamente. Lo demás, me da igual. No entiendo muy bien porque hay que esforzarse ni que significa eso, ni que tiene eso de méritorio, etc etc. Pero si entiendo muy bien que al final el que quiere aprender aprende más que el que tiene buena memoria, aunque al primero no lo seleccionen para el puesto. Lo de "no somos canadienses" tal vez sea una justificación. No creo que aplicar aquí el sistema de Canadá conllevase un empeoramiento del sistema educativo. No estoy de acuerdo tampoco con que los médicos deban hacer oposición para ser médicos. Lo importante de un médico es que sprenda la maestría de esta ciencia trabajando al lado de un médico experimentado. Eso y el deseo de aprender es lo que hará de él un médico como Dios mada. El resto es todo zancadillas. El sistema oposición no es más que un modo de ejercer una violencia encubierta contra las personas, a través de una competencia feroz, que mata el espiritu crítico y la empatía. De todos modos, creo que el sistema educativo está condenado a la desaparición, salvo que el Estado se vuelva fascista y elimine Internet (el futuro de la educación).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. No puedo dejar de estar de acuerdo, al menos parcialmente, con muchas de las cosas que dices. Toda evaluación externa es, como afirmas, un acto de violencia contra la vocación de las personas. En un reino autarquista (y casi angélico), cada uno se dedicaría a lo que se sintiera llamado y, caso de servir a los demás, como un médico o un profesor, sería seleccionado por ellos (no te quepa duda de que habría también selección por parte de los demás, y no solo por uno mismo) en función de... obviamente, sus méritos (acreditados en este caso por su eficacia y su fama cara al público): la gente se acercaría al médico o al profe con más fama de curar o enseñar a la gente. Ahora bien. Mientras esto llega (¿o ya llegó y lo dejamos atrás?) y logramos vivir en un paraíso de sabios autosuficientes sin necesidad de administración, hace falta un Estado. Y, a mi juicio, la mejor forma que tiene un estado democrático para seleccionar, en nombre de todos, a aquellos a los que permite dedicar todo su tiempo a curar o a enseñar, son unas oposiciones o proceso similar, donde de la forma más transparente y objetiva posible, se elija a los actualmente más capaces (según demuestran sus méritos) de hacerlo (y, también, de estar continuamente aprendiendo a hacerlo mejor). En cuanto a lo que dices de internet, es muy interesante. Yo también creo que supondrá cambios radicales a medio plazo, aunque no creo que suponga la desaparición de el sistema educativo (solo la desaparición de "este" sistema educativo). Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. El problema real es que el estado no elige a los mas capacitados para ejercer la profesion sino a aquellos que cuenten con la mejor memoria a corto plazo, mejor circunstancias (una madre, un pobre, un hijo con padres ebfermos etc etx lo tendria mucho mas jodido), mayor capacidad para ser asocial(no tanto para oposicion educativa pero si para oposicion juez etc) etc. Total que lo mismo valdria seleccionar a los mejores en funcion del criterio salud fisica porque eso no variaria la calidad de la enseñanza. Al menos el proceso es objetivo eso si. Aunque te sorprenderia saber la de gente que accede a un puesto publico sabiendo de antemano el examen. Muchos sindicalistas que conozco entraron así. Teniendo conocimeinto de parte del contenido de un examen. Lo se porque yo mismo entré así. Y mi denuncia postexamen quedó en nada.

    ResponderEliminar