martes, 26 de abril de 2011

¿Qué es arte? (1. Lo que no es.)


Esta obra de arte (¿) de Wolf Vostell se llama “¿Por qué el proceso de Pilatos y Jesús duró solo dos minutos?”…
Cada vez que llevo a mis alumnos al Museo Vostell de Malpartida, algunos tardan mucho menos de dos minutos en decidir que lo que allí se ve no es arte. Sobra decir que si llevara a un grupo de adultos no serían algunos, sino casi todos los que exclamaran con suficiencia: "¡Esto es una tontería!", "¡esto lo hace cualquiera!", etc. Cuando ocurre esto, me vienen unas ganas locas de arrodillarme ante quien así habla y rogarle que me explique cómo ha logrado saber que lo que ve no es digno de llamarse “arte”. ¿Cómo no va a saberlo quien se atreve a opinar con tanta firmeza?... Pero no, no lo saben: cuando oigo sus explicaciones (cuando las dan) toda mi ilusión se desvanece (en mucho menos de dos minutos)…

Así que: ¿Qué es el arte? ¿Cómo podemos distinguir una obra de arte de una majadería? ¿Alguien me lo puede explicar?...
Como algunas respuestas ya me las han dado muchas veces, y no quiero que caigáis en la tentación de resolver este asunto de un plumazo, comenzaremos quitando de en medio algunas de ellas.

1. Arte no es lo cada uno considera arte. Si así fuera, cualquier cosa podría ser “arte”, y a la vez no serlo, con lo cual carecería de sentido toda discusión sobre el arte (Yo tendría toda la razón al considerar arte cortarme la oreja –o cualquier otra cosa—, y tú también la tendrías al considerar que no lo es). La verdad es que ni siquiera tendría sentido emplear la palabra “arte”, pues carecería de un significado común (¿Tendría sentido emplear una palabra cuyo significado fuera distinto para cada persona que la emplea?).
2. Arte no es lo que la mayoría considera “arte”. Igual que antes: si así fuera todo podría ser “arte” y no serlo (bastaría con que la mayoría así lo conveniese). Además, tanto en el caso anterior como en este, siempre cabe la pregunta: ¿Por qué considera Vd. (o Ustedes) que esto es arte?
3. Arte no es, sin más, lo que nos gusta. También nos gusta que nos rasquen la espalda, o tener la casa limpia, y dista de estar claro que esas dos cosas sean obras de arte. Además, suponiendo que arte fuera "lo que nos gusta", aun tendríamos que responder a la pregunta: ¿por qué nos gustan unas cosas y no otras? ¿qué significa que algo "nos guste"?
4. Arte no tiene porque ser lo que nos emociona. También nos emociona un incendio o que nos llamen el día de nuestro cumpleaños, y, de nuevo, no está nada claro que todo eso sea arte.
5. Arte no es lo que es único y original. Cada mosquito que viene al mundo es único. Decidir usar la energía atómica para fabricar bombas, o inventar un sistema para gasear a millones de personas, también parecen ser cosas originales y creativas.
6. Arte no es lo que es bello y punto. Quizás no este mal equiparar arte y belleza, pero en ese caso habría que replantear la pregunta, en vez de “¿qué es arte?”, ahora sería: “¿qué es lo bello?”…

Así que una de dos, o me contestáis a la pregunta de ¿qué es arte?, o me contestáis a la pregunta ¿qué es bello?

12 comentarios:

  1. Hola de nuevo Victor. ¿Qué tal las vacaciones?. Me había prometido a mí misma controlarme y comentar poco, por lo de no acaparar, pero me parecen siempre tan interesantes los temas que no puedo evitarlo.

    ¿Qué problema hay con que la contestación sea la número 1?. ¿Por qué no te resulta válida?. ¿Crees que es quitarse el tema de en medio?, pues yo llevo mucho tiempo preguntando lo mismo a diestro y siniestro,incluidos escritoresy "artistas", y he llegado a la conclusión (dado que ni ellos mismos son capaces de contestar) de que es absurda la pregunta, que su relativismo es tal que no existe el concepto "arte", por lo menos como una definición que englobe parámetros medianamente claros de qué es lo que es.

    Tú mismo excluyes el que "arte" sea todo lo que dices y exiges otra definición, ¿con qué criterio decides que eso no es la definición de "arte"?.
    Eso sin entrar a disertar sobre lo que influye en este campo el que el "arte" lo firme una u otra persona, o el snobismo, o el tema económico (precios que marcan lo que es "arte" y lo que no), "entendidos" que viven de "entender"; "innovar" o ser "original" por encima de todo y como principio de "obra maestra".... y un largo etc., que hacen que resulte vomitivo un mundo que debería ser casi maravilloso.
    Abrazos y besos insertados en un hierro retorcido y envueltos en tela de araña, je, je....

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra.

    No te controles un pelo, por favor, al menos de dialogar, ¡hay tanta gente (empezando por los propios artistas) que considera esto improductivo¡ (por supuesto lo que más producen con esa actitud son errores, pero ese es otro cantar).

    ¿Por que no me parece correcta la primera contestación típica acerca de qué sea arte ("arte es lo que cada uno cree que es")? Pues por lo que te digo en la entrada: esto haría imposible toda discusión, o incluso toda comunicación, acerca del arte. No tendría ningún sentido que hubiera museos de arte, o exposiciones artísticas, o críticas de arte, o artistas, sino admitiéramos la posibilidad de una noción común y mínimamente objetiva de lo que es arte. ¿Por qué iba a estar en el Prado los cuadros de Velázquez y no los que pinta mi sobrino de cuatro años? ¿Por qué iba a ser un artista un bailaor flamenco y no alguien con un ataque epiléptico? Etc.

    De hecho tu hablas de "arte" y, además, estimas que un "arte" reducido al snobismo de lo que está de moda, al endiosamiento de ciertos presuntos artistas o al mercado, es denigrar el arte. Así que supongo que tendrás una definición de lo que es de verdad arte (lo vean claro los demás o no). ¿Cuál es? ¿Qué entiendes tú por verdadero arte?

    Admirado me deja tu artística despedida. ¿Por qué será?
    Un beso al cubo (digo por intentar emularte).
    Por cierto, no me olvido que te debo alguna respuesta, en cuanto pueda, y descanse de las vacaciones, me pongo a ello.

    ResponderEliminar
  3. Ja,jaa,jaaa... ya me extrañaba a mí que tú dejaras sin contestar alguna respuesta (esas que dices que me debes), pensé que me había equivocado, pero no, en los debates eres constante y constante, como la gota de agua que horada la roca.
    Lo de descansar de las vacaciones no deja de ser una paradoja, aunque a veces muy cierta.

    Eso digo yo ¿por qué va a estar en un museo un cuadro de Velázquez y no el de tu sobrino?. Te recuerdo que ha habido veces en que han colado en museos y exposiciones cuadros pintados por un chimpancé o por un niño (y han pasado por "obras maestras").
    No desesperes que, con el tiempo, alguien "original" inventará un baile que será igualito a una crisis epiléptica, y será el último grito.
    Lo que ayer era una aberración hoy se convierte en arte, ese es el argumento más sólido para defender la postura de que no existe "el arte" como concepto.
    Los museos exponen lo que la mayoría (o una minoría que dirige al resto de conciencias) considera "arte"; pero como en esta sociedad no se potencia, en absoluto, el desarrollo de un criterio medianamente propio, la mayoría se dejará llevar por los "entendidos" en "arte" y será su criterio (basado a veces en snobismo, otras en dinero, otras en poder) el que defina en ese momento lo que es o no "arte", (y todos los demás asentirán); aunque tampoco creo que el hecho de que algo fuera respaldado por una mayoría "entendida" fuera certificado de nada, si no existieran los "raros disidentes" el mundo no habría avanzado nada, (y muchas aberraciones han sido respaldadas por mayorías).

    Lo único que yo puedo decir es que me gustan las creaciones que considero bellas, sin intentar elevar ese criterio a verdad absoluta alguna, ni al nivel de "arte" para certificar su belleza, puesto que este concepto dependerá de la educación del individuo, ambiente social, costumbres, psicología.... y un largo etc. que hace que el concepto de belleza sea también áltamente relativo.

    Lo siento, pero así de difícil lo veo yo.

    Por cierto, un beso al cubo suena más a matemáticas que a "arte", pero ¿quién dice que una buena ecuación dibujada en una pared no es "arte"?
    Millones de abrazos cayendo como lluvia...

    ResponderEliminar
  4. Hola Sandra.

    Pues sí que lo pones difícil. Aunque noto una cierta ambigüedad en tu postura que justifica cierta esperanza (para el arte). A pesar de que consideras tan relativo el concepto de arte y el de belleza, también clamas por el desarrollo de un "criterio medianamente PROPIO". Por "propio" me gustaría entender "apropiado" y no "particular". Si es lo primero vale la pena que sigamos buscando ese criterio. Si es lo segundo, obviamente no. Pero piensa que, en este último caso, tampoco tendrían valor tus críticas al snobismo o a la comercialización del arte. Si el criterio de arte o de "bello" es inevitablemente relativo, tanto derecho tienes tú a identificar arte con lo que te agrada como cualquier otro a identificarlo con lo que está de moda, o con lo que dice los críticos, o el mercado, o lo que sea.
    Yo no soy tan pesimista, tiendo a creer que sí hay un criterio objetivo de lo que es arte o bello, por mucho que cueste encontrarlo. Lo que muestra ese relativismo no sería entonces sino ignorancia y confusión. Como ya me temo lo que me vas a preguntar me iré preparando.
    Un bello abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ja,jaa, jaaaa.... pues sí, la pregunta es ahora muy obvia. ¿Qué criterio es valido para ti a la hora de definir el arte?, y teniendo en cuenta que, habitualmente, en tu blog, tiendes a facilitar y potenciar el que los demás piensen y debatan sin exponer nunca tus "apuestas", por lo de no condicionar y dejar que le demos vueltas a las neuronas, no estaría mal que esta vez "te mojaras" je, je... además es que me interesa conocer, por fin, una definición hecha por alguien que no cree en las otras definiciones típicas que mencionas.

    Con lo de criterio propio me refería, y lo siento, al pensamiento particular, no al apropiado.
    Sea lo que sea lo que uno entiende por arte, por lo menos considero necesario que sean motivos que uno ha elaborado en su interior a partir de todo tipo de información y gustos; y cuando se hace por motivos externos o espúreos, como el que guste o no a otros (la mayoría), que se lleve (o sea que lo imponga el mercado o el gusto de la mayoría), por presumir (o sea porque importa más el criterio ajeno), porque me va a dar mucho dinero..... eso ya no sería "arte particular", sería adocenamiento particular o interés sin escrúpulos.

    Veo que, en general, te gusta más la idea de que es posible la existencia de valores absolutos "platónicos", esos que están fuera de la caverna y que hay que encontrar; reconozco que es una teoría que me gustaría que fuera cierta (lo de la existencia de valores "objetivos", no lo de estar dentro de la caverna medio cegatos, creyendo en sombras), pero actualmente no estoy en condiciones de creer en ella; creo que el relativismo ha hechado hondas raices en mí, una pena...

    Abrazos y besos "platónicos", ja, jaa, jaaa....

    ResponderEliminar
  6. Perdón, "hechado" sin "h"; es que me duelen los ojos al leerlo, pero se me ha colado.... Más abrazos (sin "h" también je,je...).

    ResponderEliminar
  7. Hola Sandra. Disculpa la tardanza, las tormentas me han dejado sin internet todo el puente.
    A lo primero te respondo con dos entradas más sobre el arte (son un resumen apresurado de un trabajo mío más amplio, así que igual te parece muy telegráfico, pero lo ampliamos en la parte que quieras). Por cierto, ¿cómo que no "me mojo", si a duras penas logro esconder el plumero (platónico, según tú, ¿no?)? En cuanto a lo de tu relativismo, no debe preocuparnos, porque eso de que ha echado profundas raíces en tí ¿será también algo relativo, no? No hay nada que pueda ser profundamente convincente y que, a la vez, sea sólo relativamente verdadero o valioso.

    Un habrazo (¿a que lo has entendido? Si hay algo relativo, es la hortografía).

    ResponderEliminar
  8. Ja,jaa,jaaa... ¡touché!.
    Leeré con tranquilidad todo lo que has colgado, que ha sido mucho (ya veo que te ha cundido estar "desconectado" del mundo; yo tampoco tenía acceso a ninguna onda en el paraje donde estaba así que no te preocupes); lo leeré, decía, y volveré a la carga, no te confíes, je,je... Besos.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de leer tu post y me he quedado un poco mosca... Desde mi perspectiva de Historiadora de arte puedo aportar algún matiz más a tu definición:

    La idea: es algo imprescindible, puesto que entendemos arte desde un punto de vista intelectual y no meramente decorativo. La obra de arte es una traducción de una idea a través de diferentes lenguajes, técnicas, procesos creativos o sensibilidades. Una idea que se ha racionalizado y se ha liberado de prejuicios y dialécticas. El arte no es fortuito -aunque algunas corrientes artísticas lo defiendan- porque implica una planificación y una idea. Un dibujo de un niño de 4 años no puede ser considerado arte porque carece de esa idea y de esa experimentación del lenguaje para llevarla a cabo de la manera en que esa idea cobre un sentido pleno.

    La intención: Toda obra de arte posee una intención artística. Quiere explicar algo o se abre para ser interpretada. La obra de arte, por lo tanto, es pensada.

    La formación: el artista aprende a expresar, a clarificar racionalmente su intención, su meta. Por lo que lo que diferencia un artista de un no artista es la asimilación tanto de procesos racionales ligados a la filosofía y al raciocinio como el conocimiento de unas técnicas que usará (conservándolas, mezclándolas, evolucionándolas o aniquilándolas) a merced de sus necesidades expresivas. Es decir, el artista posee recursos técnicos e intelectuales que le permiten tomar decisiones con respecto a su acto creativo.

    La utilidad: el arte no es útil a nivel práctico, sino intelectual. El arte es la traducción de la realidad a través de un proceso racional, un proceso creativo y de una sensibilidad. A los historiadores nos gusta mucho hablar de preciosismo: un cuadro bonito de flores, por muy bonito que sea, si sólo sirve para decorar el comedor, no es arte, es una bonita imagen de unas cuantas flores bonitas. Porque no se ha pintado partiendo ni de una idea ni tiene ninguna intención filosófica. Su finalidad es decorar, no la experimentación. Se queda en la superficie.

    El observador: La obra de arte debe dialogar con el expectador. No es un objeto de sentido cerrado (aunque la tendencia del Arte Contemporaneo sea la de aislar al espectador marcándoles unas directrices muy severas con respecto a la significación). Se abre a la interpretación del observador. Es múltiple en significantes y significados para el observador. Es capaz de conmover al observador y hacer que éste de un sentido a sus emociones.

    La utilidad: el arte no tiene una utilidad clara en la vida práctica. Su utilidad es la de enriquecer a la sociedad a través de la generación de autocriterios y de la libre interpretación. Lo que es útil no es arte, es artesanía. Porque se convierte en algo cerrado, algo que no necesita "pensarse".

    Espero haber servido de ayuda.

    Y gracias por dejarme participar.

    Yèssica

    ResponderEliminar
  10. Hola Yèssica, y bienvenida. Es muy interesante todo lo que aportas, y en todo tienes razón. Quiero decir que todo lo que dices podría formar parte de una noción de lo que sea el arte. ¿Pero son suficientes? Todos los rasgos de la obra estética que mencionas podrían caracterizar cualquier otro producto humano. Este comentario que escribo, por ejemplo, transmite ideas, es intencional, supone una formación y un control de habilidades racionales y expresivas, es útil en el sentido intelectual que refieres, y pretende abrir un diálogo contigo abierto a múltiples interpretaciones. Ahora bien, ¿dirías que este humilde comentario es una obra de arte?... Ya me dirás. Gracias a ti por tu sugerente comentario.

    ResponderEliminar
  11. Hola Víctor!
    Tienes razón, en todas las definiciones de arte que podamos formular, nunca lo dicho será suficiente. Yo siempre he defendido que el reconocimiento del arte se logra a través de la intuición. Y te lo dice una profesional! Porque aglutina en sí mismo demasiados aspectos que a veces somos hasta incapaces de catalogar. Ni siquiera dentro del mundo de la Historia del Arte nos ponemos de acuerdo. Pero todos sabemos que una obra de arte contiene vituosidad, comunicación, una finalidad estética -o el uso del componente estético como irradiador de una emoción-, singularidad, atemporalidad e universalidad, libre interpretación -exceptuando las corrientes más ultras del panorama contemporaneo-, libertad de creación, expresividad...

    Ese comentario no es artístico. No contiene una finalidad estética. No pretende generar belleza o un juicio de gusto. No expresa emoción, no deja ver ni evoca ni da explicación a ninguna pasión humana. Su forma es plana. Cerrada. Impersonal. Tampoco necesita interpretación. Es literal. Su mensaje es cerrado y directo, No implica imaginación. No experimenta con el lenguaje. No expresa ningún tipo de visión del mundo ni personal en su forma, por sí misma, sino que genera una respuesta externa. No "recrea". No es singular ya que su forma es seriada y común. Demuestra el dominio de la técnica y el conocimiento de las normas y de las formas de la escritura, pero éstas no consiguen que el escrito abandone la esfera de lo mundano al no generar procesos estéticos. No es persuasivo, no conmueve -no en sentido literal, sino en el sentido de remover algo en el lector (asombro, sorpresa, rechazo...) -, no posee el pathos.

    Genera dudas. Pero esas dudas son externas al texto. El lector no genera esa duda al observarlo/leerlo, sino que le sobrevienen a posteriori.

    Sabemos qué no es arte. Sólo nos falta acercarnos para definir qué es lo que sí. Va, que vamos por el buen camino...

    (me sabe mal escribir como "Anónimo", pero no poseo nada que "vincular")

    Yèssica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yèssica. Ofreces una gama muy amplia de rasgos con los que determinar lo que es "estético" o "artístico", aunque a veces añades el adjetivo "estético", "artístico", "bello", a esos rasgos, que es justo lo que tratamos de definir. La verdad, no estoy nada convencido de que, en función de esos rasgos que dices, el mensaje que te envíe o casi cualquier otra cosa no pueda ser una obra de arte. Pero, como dices, dejemos eso e intentemos acercarnos a una definición. Deberíamos ir, en mi opinión, paso a paso, pues es fácil perderse en un asunto tan complejo. Podemos dejar de momento, si te parece, el asunto de cómo reconocemos lo artístico (si es por intuición, como indicas, habría que saber qué cosa es esa que llamamos y, más aún, qué caracteriza a la intución "estética"), e ir a lo "artístico mismo", a aquello que captamos como estético (sea por intuición o por otro medio). ¿Qué puede hacer que un objeto, por ejemplo, sea estético? Mencionas algunos rasgos, pero deberíamos poder profundizar en ellos. Por ejemplo, el virtuosismo. ¿Pero es este suficiente? Un objeto puede estar muy bien hecho, (por ejemplo, un texto muy bien escrito) y no llegar a la categoría de "artístico". Podemos unirle la "comunicabilidad". El texto que decimos puede comunicar muchas cosas (imagina que describe las costumbres de una antigua cultura desaparecida o algo así). En cuanto a lo de la finalidad estética tendríamos que definir que saber ya qué significa "estético", pero eso es precisamente lo que estamos investigando. Hay algo que me resulta muy interesante en lo que dices: la irradiación de belleza a partir de ciertos elementos plásticos, aunque aquí nos topamos con un término no menos problemático que el de "estético": el de "belleza". Creo que los demás que citas son menos importantes que este de la belleza. Singularidad, por ejemplo, podría poseer casi cualquier objeto (yo diría que todos): el texto antiguo que hemos hallado es un objeto singular, por ejemplo. Si lo que en el se dice es lo suficientemente valioso (imagina que es una ley matemática o algo así), ese objeto, lo que simboliza, guardaría tanta universalidad y atemporalidad como las que tienen las mejores obras de arte. En cuanto a la "libre interpretación" me parece otro rasgo muy interesante, aunque ¿a qué se refiere en concreto? Por ejemplo, un antiguo alfabeto, desconocido para nosotros, puede ser un objeto muy sugerente de interpretar. También un objeto cualquiera, si el observador es especialmente capaz de proyectarse en él.
      En fin, si te animas, seguimos, pero sugiero profundizar en alguno de los rasgos que más relevantes nos parezcan como criterio de demarcación de lo que sea arte. Yo propongo, por ejemplo, el de la belleza. ¿Qué significa "ser bello"?... (Ahí es nada, ;-))
      Un saludo.

      Eliminar