jueves, 10 de noviembre de 2011

¿Por qué religión en los institutos y no clases de ciencia en las parroquias?

Discutía hoy con mis alumnos acerca de las diferencias entre la religión y la ciencia, y surgió la cuestión acerca de las clases de religión en escuelas e institutos. Como el debate fue muy encendido y quedó abierto (como todo buen debate filosófico), lo traslado al blog para que todos puedan opinar.

La principal diferencia entre religión y ciencia (y esto fue aceptado por casi todos) es que la religión justifica sus verdades mediante un ejercicio de fe, y la ciencia intenta justificar las suyas mediante el razonamiento lógico y el experimento. La religión informa de sus doctrinas e inculca ese ejercicio de fe mediante rituales religiosos (como misas y otras ceremonias, ejercicios espirituales, etc.). La ciencia expone sus teorías y sus métodos mediante demostraciones racionales y observaciones (clases en las que se discuten ideas, diálogos y debates, prácticas de laboratorio, etc.). (Para más detalles podéis ver la entrada “La ‘discoteca de Dios’ y el laboratorio de los hombres”, en este mismo blog).

Dicho esto: las cuestiones que discutimos fueron:
(1) ¿Está justificado que se impartan doctrinas religiosas en las aulas de un colegio o instituto (para los alumnos que lo deseen)?
(2) ¿Estaría igualmente justificado que se impartieran clases de ciencia en las parroquias (para los feligreses que lo deseen)?

¿Qué pensáis? (Como este es un blog de filosofía –y no un blog religioso— , es necesario que argumentéis vuestras opiniones).


29 comentarios:

  1. hola victor :) soy juan pablo de 1ºG , respecto al priemr ejercicio queria decirte que sí esta justificado dar clases de religion para aquellas personas que lo deseen , ya que el instituo es un lugar de estudio de distintos saberes , tanto racionales o como éste por ejemplo , el saber religioso. y respecto al 2º , ya está justificado , la iglesia es un lugar de preparacion espiritual , en la que se emplea 100 % la Fé y nada de Lógica , no es para estudiar :)
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cris de 1º B:
    A la primera cuestión, la verdad es que la iba a responder a la entrada de "La discoteca de Dios", pero ya que estamos...
    Pues a mi parecer, no está justificada la religión en las escuelas, como religión. Pero sí veo justificada la opción de aprender historia de la religión(que de hecho, creo que en el instituto están ambas opciones).
    Y para mí no está justificada la opción de religión, porque la religión ya tiene su sitio específico, al que uno asiste voluntariamente(o así debería ser), y porque además la fe no creo que sea algo que se enseñe... Te pueden enseñan la historia de la religión, pero si de verdad se tiene fe, supongo que no hace falta que te digan lo que tienes que creer y reforzarlo, si ya se supone que crees en ello ciegamente.
    Y para matizar aún más todavía...
    ¿Nadie menciona las otras religiones? Porque no es que a mí personalmente me interesen, pero claro, quién le dice a un musulmán que no puede aprender su religión en la escuela, y sin embargo tiene la opción católica?
    Pero claaaro... Es mucho trabajo dar clases de todas las religiones que puedan existir!
    Pues ahí queda otro motivo por el cual no está justificada la religión en las escuelas.

    A la segunda cuestión, podría contestar un poco más de lo mismo que a la primera, asi que resumo:
    La religión tiene su lugar. Si uno quiere culturizarse un poquito en ciencia, hay lugares más adecuados que una parroquia.

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan Pablo.

    Tal vez muchos estaríamos de acuerdo en que en la escuela se imparta todo tipo de saberes optativos, y por petición popular, no solo catequesis católica, sino también aeromodelismo, kárate, guitarra, cerámica, etc. Aunque creo que eso sería mejor llevarlo al instituto fuera del horario lectivo, por las tardes, quizás, sobre todo si faltara espacio en los parques, los gimnasios, los conservatorios, o...las parroquias. Pero me temo que este no es el motivo: en las parroquias no falta espacio para hacer catequesis, más bien me parece que sobra (yo las suelo encontrar más bien vacías). Además si, como dices, ese es un reducto de espiritualidad 100%, ¿qué mejor que acudir a ellas para imbuir a tus hijos de catolicismo?... Pero no, el objetivo de la Iglesia (en este caso, católica) para estar en las escuelas e institutos como "materia" opcional (pero que es obligatorio ofrecer como opción), no es que falte sitio en las parroquias, sino captar fieles (o no perderlos), y cuanto más pequeños, mejor. Y, además, sin competencia (no se les suele gustar un pelo compartir aulas con otras sectas menos mayoritarias).
    ¿O tienes tú una explicación mejor de esa obsesión por estar presentes en las escuelas que tiene la iglesia (cuando podrían dar catequesis en otros lugares más apropiados)?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Cris.

    La opción de historia de las religiones (que prácticamente no existe, al menos en los institututos de por aquí) no tiene nada que ver con la materia de "religión y moral católica", que es adoctrinamiento puro y duro (catequesis) impartido por un sacerdote o afin (elegido por la iglesia, aunque pagado por el Estado). La "historia de las religiones" es una asignatura que suele adscribirse al departamento de ciencias sociales e historia, que es donde hay profesores competentes para impartir esa materia (que consiste en describir el fenómeno religioso, conocer su historia y reflexionar acerca de él, NO PRACTICARLO).

    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo. No veo que haya mucho que estudiar, investigar, etc., en la asignatura de "religión y moral católica". En ella se trata de reforzar la fe en la doctrina, y el conocimiento de los dogmas y rituales... Es decir, lo mismo que se podría hacer en una parroquia, que me parece el lugar idóneo para eso.

    Y, desde luego, si consideramos admisible dar lugar en el horario lectivo a una determinada iglesia, deberíamos admitirlo para toda otra iglesia o similar que los padres crean necesaria para sus hijos (así: dar horas para doctrina islámica, cuando así lo quieran las familias de chicos musulmanes, etc.). Y así, por cierto, los padres de los chicos que son perezosos para llevar sus hijos a sus parroquias o mezquitas favoritas, obligarán al resto de los alumnos a permanecer más horas en el instituto de brazos cruzados (porque, naturalmente, a los que dirigen esas parroquias no les gusta un pelo que los que no eligen "religión" se vayan a su casa o hagan algo estimulante durante las horas de "alternativa"...¿Por miedo a perder almas? Vete tú a saber).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. hola Victor ,Fran Flores 1H
    Respondiendote a la primera pregunta , yo creo que si esta justificado ya que la religión es otro tipo de saber más, y quien desee puede aprender ese saber o no .
    Respecto a la segunda pregunta , yo creo que la iglesia es para dedicarte exclusivamente a la preparacion de el ser humano en el ambito religioso , yo creo que si en las iglesias se pudieran dar clases de matematicas , en los laboratorios de ciencias se deberian dar clases de religion .
    un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Fran.

    Dices: "yo creo que si esta justificado ya que la religión es otro tipo de saber más, y quien desee puede aprender ese saber o no"

    Ok. Pues por lo mismo que se de kárate, o guitarra, o astrología, o todo lo que la gente desee en el horario lectivo (y los alumnos que no quieran dar todo eso que estén en "alternativa"). Ahora bien, esto es contradictorio con lo que a continuación dices, pues si es verdad (como tú dices) que la iglesia es al ámbito exclusivo para la preparación del ser humano en la religión, ¿por qué no se dan las clases de religión (católica) en las iglesias? (Y ya puestos, el kárate en los gimnasios, etc.)?

    Respóndeme a esto: ¿por qué la iglesia está tan obsesionada porque las clases de religión se den en escuelas e institutos, en lugar de en las parroquias (donde hay sitio y horario para hacerlo DE SOBRA)?

    Un saludo¡¡

    ResponderEliminar
  7. miguel rodríguez 1H14 de noviembre de 2011, 21:32

    Hola Victor
    Yo creo que la religión si que esta justificada en los institutos debido a qué esto es sólo una opción que depende de que la persona la quiera cursar o no, y también porque es un saber y en los institutos en teoría sirven para apender nuevos saberes.

    En cuanto a la segundo pregunta yo creo que a nadie debería importarle que en las iglesias, se impartieran clases de otros saberes cultos , siempre que estos estuviesen en un lugar dónde no molestasen ni interrumpieran el culto a los religiosos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Miguel.

    En cuanto a lo primero que dices, te repito lo que he contestado a otros comentarios. ¿Habría que dar la opción a aprender cualquier tipo de saber dentro del horario de clases? Por ejemplo: judo, danzas africanas, aeromodelismo, astrología, parapsicología, etc., etc. ¿Por qué no, dado que todos ellos son saberes? Imagina:
    - A primera hora tengo matemáticas, luego clases de brujería y magia, luego química, luego astrología, luego filosofía, despúes religión, despúes historia, y a última hora judo o aeromodelismo...
    ¿Qué te parece algo así?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. miguel rodríguez 1 H15 de noviembre de 2011, 15:59

    Hola Victor,
    No creo que lo que tu dices esté igual de justificado que la religión, al menos en España porque es un Estado católico, de todos modos sólo se podría dar una de las clases que tu dices ya que sólo habrtía una hora optativa.

    Y siguiendo el mismo razonamiento, podrías explicarme tú por qué se da por ejemplo educación física obligatoria, si existen los gimnasios, que son sitios exclusivos para esto??
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  10. Fran Flores 1H
    Hola Victor.

    Respondiendote a tu pregunta , yo creo que quieren que se de en el instituto por que es donde estan los estudiantes , si se impartiesen clases en las iglesias creo que nadie iria, y es cierto , las parroquias , iglesias ... estan menos ocupadas y tienen mas tiempo libre que no es utilizado para nada .
    Por ejemplo ,la musica se imparte en el instituto y si a alguien le gusta va a clases de musica , si a alguien le gusta la religion , la da en el instituto y luego va a la parroquia a clases de religio , si es que las hay .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguel.

    En cuanto a lo primero. Antes de nada, España (según recoge la constitución) es un Estado aconfesional (no católico). Pero incluso aunque fuera católico, también es un Estado con uno de los mayores índices de defraudación fiscal o de trabajo "en negro", y no por eso vamos a dar en las escuelas clases para aprender a defraudar a hacienda o para manejar dinero negro. ¿No te parece?

    En cuanto a lo de la educación física, hay razones para justificar que es algo necesario para todos los (españoles) que tienen cuerpo. Pero no hay razones (que yo sepa) para justificar que la religión católica sea algo necesario para todos los (españoles) que tienen mente (o alma); lo que hay, en este último caso, son justificaciones dogmáticas (que sólo se pueden asumir por fe). Y el Estado español, que es el que diseña el sistema educativo, es, insisto, ACONFESIONAL, es decir, no justifica (o no debería justificar) sus acciones o sus leyes por ninguna FE, sino por razones comprensibles por todos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Fran.

    Entiendo tu argumento, y tengo que responderte lo mismo que a Miguel. La música es considerada por el Estado, en base a RAZONAMIENTOS científicos y pedagógicos, parte de la necesaria formación de un ser humano, por lo que se da en los institutos como las matemáticas, la lengua o la educación física (y luego, si uno quiere profundizar en esto pues estudia música en el conservatorio, matemáticas en la facultad, o se hace atleta). Ahora bien, esto no pasa con la religión católica (ni con el aeromodelismo o la parapsicología): el Estado no encuentra razones pedagógicas ni científicas (NI DE NINGÚN OTRO TIPO) para justificar que la formación en religión católica sea necesaria para los alumnos (esto no se justifica por razones -al menos, que yo sepa-, sino por fe, y eso es asunto privado, de las familias, según se entiende). Por eso (diría yo), la religión católica (como el aeromodelismo o la parapsicología) no debe ocupar espacio ni horas lectivas en las escuelas públicas (que son del Estado), sino en las parroquias (o en los parques, en el caso del aeromodelismo, o en no sé donde en el caso de que los padres quieran que sus hijos se forme en parapsicología). ¿No te parece?

    saludos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Victor,Alberto Vizcaíno 1º H
    En mi opinion los institutos públicos hacen bien impartiendo clases de religión,porque los institutos estan destinados a la enseñanza de conocimientos.Dado que la religión encima es opcional,no le veo ningún impedimento a que se den clases de religión si una persona la elige.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Alberto.

    Si tu argumento fuera correcto, los institutos harían bien impartiendo cualquier conocimiento a cualquiera que lo pidiera. Por ejemplo: aeromodelismo, magia negra, lucha libre para niños, técnica sexual para homosexuales, astrología, técnicas de aborto casero, colocación de explosivos 2, etc. (por supuesto, todo optativo).
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. miguel rodríguez 1 H15 de noviembre de 2011, 22:12

    Hola Victor,
    yo no creo que la educación física sea necesaria para todos los seres humanos, más bien creo que es un benificio que no debería de ser obligatorio, sino más bien opcional como la religión ya que la educación física al igual que la religión hay gente que le parece que sí que le aporta beneficios pero hay otra gente que cree que no, entonces yo pienso que deberia respetarse su punto de vista.

    A parte de esto por lo que puedo observar, yo creo que la religión también está justificada en los institutos porque la gran mayoría de las personas españolas están de acuerdo con esto, así que creo que el partido político gobernante debería darle el gusto a la mayoría de los españoles.

    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  16. Hola Miguel.
    En cuanto a si es o no un beneficio para todos la educación física, deberíamos dar argumentos, y no meras opiniones. Unos pueden creer que sí es un beneficio y otros que no. Pero no pueden tener todos razón (pues entonces la educación física sería y no sería un beneficio para todos, lo cual es contradictorio). Así que, dime que argumentos tienes tú (contra todos los argumentos de médicos y pedagogos) para pensar que la educación física no es necesaria o conveniente para todos.

    En cuanto a lo segundo que dices, tendrías toda la razón democrática de tu parte si la razón fuera algo "democrático". Pero no lo es. Aunque todas las personas españolas y mundiales estuvieran de acuerdo en que dos más dos son siete, o en que la tierra es plana, no tendrían por ello razón. En cuanto a que el partido gobernante debe darle gusto a la mayoría que le ha votado, de acuerdo: deben darle el gusto, pero no la razón (a no ser que la razón sea cuestión del gusto de la mayoría, que no es el caso). Pero no nos rebajemos tanto: no olvides que el debate que mantenemos es filosófico, no va de gustos, sino de razones; quién tiene razón o no NO se decide aquí por la FUERZA de los votos, SINO por RAZONES peores o mejores. ¿No crees?

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Miguel Rodriguez 1 H16 de noviembre de 2011, 19:39

    Hola Victor,
    te doy la razón en lo de la educación física, por falta de argumentos pero podrías decirme tu por qué motivos crees que no se debe dar la asignatura de religión porque yo lo veo en iguales condiciones que lo de la educación física porque yo no creo que a nadie le importe que otros practique la religión aunque ellos no compartan esta opinión.

    En cuanto a la segunda pregunta yo no te digo que esas personas tenga la razón , pero ¿tu podrías decirme por qué tienen razón los que están en contra de esto?

    Desde mi punto de vista puede ser que no tengan la razón pero ante esto yo creo que se debe dar la razón a la mayoría.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Miguel.

    Yo no veo en "iguales condiciones" a la educación física que a la religión. La educación física me parece una necesidad para todos los seres humanos normales (por motivos de salud, por ejemplo). Pero la religión no me parece una necesidad para todos los seres humanos (y menos, una religión concreta, como la católica o la budista, me da igual).

    ¿Por qué la religión no me parece una necesidad para el ser humano? Responder a esta pregunta requiere explicar que entiendo por ser humano. Por responderte muy rápido (esta respuesta exigiría mucho más) te diría que para mí el ser humano se define por su capacidad racional y reflexiva, y que, por tanto, realizarse como ser humano supone desarrollar al máximo la racionalidad y la reflexión. Dicho esto, creo que la religión (cualquiera) no es necesaria para este desarrollo, es más, creo que en la mayor parte de los casos lo obstaculiza, así que no me parece que la religión sea necesaria para las personas (incluso tiendo a pensar que puede ser hasta perjudicial). En este sentido a mi sí que me importa que otros practiquen la religión: dado que me importan mis semejantes no quiero que se dediquen a cosas inútiles o incluso perjudiciales para ellos mismos.

    Pero incluso aunque no me importase lo que hacen los demás, en la medida en que la religión no me parece necesaria para los seres humanos, no considero que haya que reservarle un hueco en el horario de escuelas e institutos (como tampoco le dedicaría horas al aeromodelismo, la astrologia, o el juego de poker). Si pusiéramos en el horario del instituto todos y cada uno de los conocimientos (los necesarios y los no necesarios) jamás saldríamos del instituto, ¿no crees?

    Espero haberte dado razones. Ahora espero las tuyas. A mí esta forma de valorar y llegar a conclusiones (dialogar dando y recibiendo razones) me parece infinitamente más legítima que la de votar (y también podríamos dar razones de porque es más legítima), entre otras cosas porque nos desarrolla mucho más como personas. Al menos, eso creo yo.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  19. 1- yo creo que lo justo seria que se impartieran clases tanto de religion ( mediante la fe) como de filosofia (mediante la logica) pero eso no ocurre así, hasta que no se és de bachillerato y ni así.
    siempre, desde pequeños hemos dado clase de religion, pero nunca de filosofia. Al igual que ahora elegimos si queremos religion y a la fuerza filosofia!

    2- desde mi punto de vista hay que aver un sitio para cada una. Una para la religion, y otra para la filosofia, así no se faboreceria a ninguna. Pero como decia antes, desde pequeños nos han inculcado la religion, por lo tanto la filosofia era secundario!

    ResponderEliminar
  20. Hola Ana.
    Planteas asuntos muy interesantes. Te voy a contestar con otras preguntas, para que las contestes tú, si puedes.

    - ¿Qué significa impartir clases de algo (la religión) que se basa en la fe? ¿Se puede aprender a tener fe?

    - ¿Por qué tiene que haber un "lugar" en la escuela para la filosofía? ¿Qué ventajas tiene aprender filosofía?

    - Responde lo mismo que antes, pero en cuanto a la religión: ¿por qué tiene que haber un "lugar" en la escuela para ella? ¿Qué ventajas tiene ser creyente?

    - ¿Crees que las asignaturas tendrían que ser elegidas todas ellas por el alumno, o tendría que haber algunas obligatorias?

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Saludos a todos. No veo necesario que se imparta religión en las escuelas en el sentido de adoctrinamiento, aunque sí como conocimiento de las religiones para comprenderlas, respetarlas y estar informados de la huella histórica que ha dejado y aún deja en la cultura, el arte, el pensamiento, las leyes y la cosmovisión de una humanidad siempre mayoritariamente religiosa. No obstante, es cierto que los padres católicos son cientos de miles de ciudadanos que pagan sus impuestos y que consideran la religión como un pilar absolutamente fundamental en la educación integral de sus hijos sin obligar a otros a cursarla. Por esta razón no es lo mismo que la astrología o el aeromodelismo. Por otro lado, en mi opinión considero axiomas errados afirmar que la religión no tiene que ver con el razonamiento lógico y que se explica mediante rituales. Ese no es el caso del cristianismo, al menos del protestante que remite directamente a Cristo y los evangelios (y que como ritual sólo tendría el bautismo de adultos y compartir el pan y vino con los hermanos). HAy una apologética del cristianismo, aunque no hay espacio aquí para explicarme en detalle. Por esto os dejo el link a una conferencia sobre Ciencia y fe que organizamos y entra al trapo. Quizás hay algunas cosas que se han dado por sentadas en estos debates a base de repetirse pero que merecen revisarse, pero no se puede achacar unicamente a la casualidad que la revolución científica la encabezasen creyentes protestantes apasionados de la ciencia y La Biblia. Kepler, Boyle, Faraday, Maxwell, Newton, Leibnitz... aplicaron el mandato divino de La Biblia en cuanto: "conocer y sojuzgar la Tierra". Os dejo en link, con PDF y audio para quien le interese: http://www.delirante.org/mitos_de_hoy-1-20.html

    ResponderEliminar
  22. Hola Luis. ¡Claro que es bueno que se imparta historia de las religiones en los centros educativos, pero esto, como bien dices, no tiene nada que ver con el adoctrinamiento en que consiste la actual asignatura de religión! Igualmente, ningún educador puede negar la influencia de la religión en el arte, en la ciencia o en la filosofía. La teología católica es, por ejemplo, un prodigio de especulación racional, aunque lo racional y lo dogmático no son lo mismo: en la teología dogmática el razonamiento lógico se pone --hasta donde se puede-- al servicio del dogma, no se articula ni mezcla con él. Del mismo modo, los grandes científicos que nombras (y muchos otros) pueden encontrar inspiración en sus creencias (como otros pueden hallarla en la música o en los sueños --hay casos--), pero no osan usar sus creencias como justificación de la verdad de sus teorías (aquí la razón se queda sola).
    En cuanto al argumento de los padres católicos y sus impuestos habría mucho que discutir. ¿Se aceptaría por ejemplo que, dado que son mayoría los padres católicos y son los que pagan, se eliminara la teoría de la evolución de las escuelas si ellos lo pidieran? Por otra parte, nadie les niega el derecho a educar como quieran a sus hijos (bueno, yo sí, pero ese es otro cantar), pero supuesto eso, ¿por qué ha de ser en la escuela (y no en las parroquias)? O, al menos, si se emperran en utilizar los centros públicos, ¿por qué no en horario no lectivo? ¿O a última hora, de manera que los alumnos que no quieren se puedan marchar? Pues no. Se empeñan en hacerlo en horario lectivo y en obligar a los que no quieren a permanecer en el centro dando una no-asignatura (pues, por decreto, no puede tener contenido curricular --sería una discriminación, dicen, a los que eligen religión). ¿Qué te parece?
    Gracias por tus comentarios y por el link.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor, soy Luis de nuevo. Estoy de acuerdo en esencia con lo que dices. Lo de obligar a terceros a que estén “entretenidos” mientras unos reciben religión optativa tampoco veo que deba ser así necesariamente. No obstante, el ejemplo-pregunta sobre la enseñanza de la teoría de la evolución lo veo algo más complejo y que además abre un interesante aspecto esencial: ¿Debería los creadores de un programa docente imponer un contenido (sea el que sea) si la mayoría ciudadana y usuaria lo considera nocivo? ¿Y viceversa? ¿Y si una mayoría considera fundamental para la educación de sus hijos que estos reciban la materia X? ¿Hasta qué punto el Gobierno de turno está en su derecho de darnos otra cosa que les parece mejor? Si a una mayoría otra mayoría similar le dice que eso que ellos creen importante no es realmente importante: ¿De parte de quien viene el dogma y la imposición?
      Me parece buena tu pregunta: “¿por qué ha de ser en la escuela (y no en las parroquias)?” Por mi parte ya manifesté mis dudas al respecto por el hecho de que los padres lo consideran esencial para las vidas de sus hijos, y seguramente más que la plástica, el latín… o la música y la educación física que de igual modo también se puede estudiar en academias, gimnasios o clubes deportivos públicos que abundan por doquier del mismo modo que religión en parroquias.
      Por otro lado, este ejemplo concreto de la evolución no lo considero comparable porque, primeramente, se extrapola el asunto a asignaturas obligatorias para todos, algo diferente a lo que debatimos. Además –ya metidos en tan interesante cuestión- los “creacionistas” o defensores del diseño inteligente en el fondo no se oponen a que un hecho científico no se imparta en la escuela porque va contra su fe. Su convencimiento es que la teoría evolutiva combina aspectos del ámbito filosófico y de las creencias (aunque sean materialistas) con lo puramente científico. Por eso presentan a científicos de influencia (que obviamente pueden cuestionarse en un sano debate) para sus tesis y no La Biblia ¿Y si mañana se descubre una teoría alternativa como a menudo ocurre en la ciencia?... dirán. Ellos hoy normalmente buscan que se enseñe la duda, puntos oscuros y otras alternativas sobre el tema. Pero bueno, esto ya se desvía un poco el tema… sólo quería manifestar que no son cuestiones tan obvias y que van más allá de la pura razón (siempre para cada cual la suya) contra el ciego dogma sin más.

      Eliminar

  23. Hola Luis. ¿Quién y por qué debe decidir los contenidos educativos en una democracia? (En otros regímenes, la respuesta es fácil). Desde luego que no deben responder (o hacerlo en la menor medida posible) a una imposición. Deben reflejar las preferencias bien informadas de la mayoría (respetando en todo lo posible a las minorías). Pero estas preferencias no pueden desvirtuar al propio régimen en que es posible manifestarlas, debatirlas, etc. Es decir, la democracia va más allá de un mero procedimiento de toma de decisiones, tiene, digamos, unos contenidos, unos valores rectores: el diálogo, la racionalidad, la tolerancia, el respeto, la educación, el libre acceso a la información, la libertad de pensamiento, culto, expresión, etc., el debate…Todos estos son valores constitutivos, sin ellos no hay democracia, no están sujetos a decisión democrática. Justamente por ello, los regímenes democráticos son o suelen ser aconfesionales, separan iglesia y Estado, etc. La obvia razón es que los valores religiosos son parcial o totalmente distintos, cuando no opuestos, a los valores cívicos que he mencionado. Un estado confesional (cristiano, islámico…) no puede ser, por definición, democrático. Y, a viceversa, un regimen aconfesional no puede permitirse una educación pública de cariz religioso… Es cierto que la gimnasia o la música puede impartirse en academias en lugar de en colegios, pero un sistema educativo público debe garantizar que todas las materias posibles, que consideremos genéricamente formativas, estén a disposición de todos de la forma más fácil posible. No así con aquellas que consideramos una opción absolutamente privada (como la religión católica, en nuestro país) que no responde a los valores colectivos que constituyen nuestro régimen político. Que la mayoría de españoles sean demócratas a la vez que católicos es, ciertamente, preocupante (porque la ideología católica no es sustancialmente democrática), pero a esta extraña convivencia ayudan el hecho de que los católicos hayan asumido (con dificultades y contradicciones, eso sí) el carácter privado de su convicciones (y el carácter aconfesional del Estado), y también el de que, en la mayoría de los casos, los que se dicen católicos se limiten a cierto seguimiento “ritual” de su religión sin pretender mucho más. Es por esto, que la mayoría de los padres católicos entienden que dar religión en los institutos es una opción no obligatoria. Lo extraño es que algunos de ellos reivindiquen la permanencia a toda costa de esta opción en la escuela, siendo un asunto tan privado este de la religión, y, a la vez, se molesten porque se imparta ética cívica o educación para la ciudadanía en la escuela (cuando estas materias sí que están dirigidas a los valores cívicos que hemos aceptado todos y que están en la Constitución). “La ética en casa”, dicen a veces (para, por otro lado, reclamar “la religión en la escuela”). ¿No tendría que ser totalmente al contrario?

    En cuanto al otro asunto, estoy de acuerdo contigo en considerar las teorías creacionistas como una opción sujeta a debate (de hecho, yo las explico junto a las evolucionistas). Y sí, la ciencia es siempre falible, por lo que no se debe enseñar ninguna teoría científica como dogma de fe. Pero es curioso que esta falibilidad de la ciencia la esgrima la Iglesia sólo en asuntos que le son especialmente sensibles (como el de la evolución humana). La ciencia es falible en todo. Pero cuando los resultados científicos parecen avalar las creencias bíblicas no se ponen en cuestión o se celebran por todo lo alto. Parece que utilizan el argumento de la falibilidad de manera muy interesada y parcial. De todas maneras, una cosa es lo que tú dices (que todas las teorías mínimamente racionales han de considerarse), en lo que no estaría en desacuerdo ningún profesor que yo conozca, y otra cosa es que se prohiba impartir la teoría de la evolución, o se le de un lugar secundario (obviando su mayor autoridad científica), como ocurre en algunos estados de los EE.UU., por motivos puramente religiosos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Víctor, como bien dices, es de buena salud democrática que un Estado sea aconfesional. Para el cristianismo original (el de Jesús y sus discípulos en los evangelios; que es en el que yo creo y que considero realmente como “cristianismo”) hubiera sido un escándalo cualquier unión entre poder político y religión cristiana. La fe es una decisión personal libre y genuina, nunca algo coaccionado. La normalidad debería ser un Estado aconfesional que garantiza la pluralidad, la libertad de culto y la expresión pública de la fe dentro del marco de los derechos humanos. En un país como el nuestro en el que se da miles de millones de euros a la Iglesia Católica puedo entender lo que pretendes decir al referirte al carácter “privado de las convicciones religiosas”. Comprendo la idea de fondo y hasta la compartiría, aunque como cristiano no católico considero que no es necesario referirse a la fe como algo “privado” (una forma de hablar muy común) por el halo de intransigencia que esta obviedad conlleva de fondo. Digo esto porque lógicamente toda creencia siempre será privada en cuanto a que nadie puede auto otorgarse derecho alguno a meterse en mi casa, en mi local o… en último caso… no podrán hacerlo en mi mente para prohibirme o imponerme qué creer. Toda creencia, opinión o ideología es y será siempre privada por defecto. El problema es que una sociedad madura debe diferenciar que una cosa es imponer o dar privilegios públicos a una fe y otra que no tengan el mismo derecho a exponerse en la vida pública del mismo modo que uno puede opinar o “predicar” libremente cualquier otra cosa. Quizás tú estás de acuerdo conmigo en esto, pero hay un gran sector social anti-religioso (por la ley del péndulo) que no piensa así provocando que las posturas se radicalicen en su crispación. Por otro lado, considero muy acertada tu crítica sobre posturas religiosas y científicas, aunque igualmente somos muchos los cristianos que entendemos que La Biblia no pretende enseñar ciencia. De esto trataba el link que adjunté en mi 1º post. Saludos de nuevo y gracias por tu respuesta.

      Eliminar
  24. Hola Luis. Nada que añadir. Y, sí, estoy también de acuerdo contigo en reconocer el derecho a la libre expresión de las creencias o ideas que cada uno tenga. Así que saludos y espero nuevos comentarios tuyos.
    Pd: Por cierto, no sé si has visto que te menciono en una entrada reciente de este mismo blog (http://filosofiacavernicolas.blogspot.com.es/2012/09/quien-ha-de-decidir-lo-que-se-ensena-en.html?utm_source=BP_recent)

    ResponderEliminar
  25. JCR,
    Hola, en mi opinión la escuela está para formar ciudadanos, cosa de lo que nadie parece preocuparse, pero que considero básico para mantener un estado democrático. Y esto trae los problemas que acarreamos actualmente. A saber, personas ignorantes y fácilmente manipulables. La religión lo único que aporta es que esto siga siendo así, porque como bien dices su fin es adoctrinar, y en el caso del catolicismo, se basa en una moral de sumisión y dependencia.
    Por ello, creo que en las escuelas e institutos, deberían enseñarse materias que formen al ciudadano como persona libre, crítica e informada. Para ello veo mucho más útil que se impartan clases de economía (para evitar estafas como las que vemos a menudo), política (ya que todos votamos y tenemos que elegir), filosofía (ya qye para elegir hay que tener una cierta capacidad crítica), y lógica (parte de la filosofía, pero que te aporta la capacidad valorar los argumentos, mayormente inválidos, que salen a diario de boca de los políticos. Resumiendo, más B.Russell y menos tú haz esto y no pienses por qué.

    ResponderEliminar
  26. Hola JCR. Totalmente de acuerdo con lo que dices. De hecho, en vez de contestarte, he preferido publicar un post (relativamente) nuevo sobre la cuestión de la religión en las aulas. http://filosofiacavernicolas.blogspot.com.es/2013/05/por-que-la-religion-y-moral-catolica-no.html
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. El debate comienza con una premisa que me parece errónea:
    " [...] la religión justifica sus verdades mediante un ejercicio de fe, y la ciencia intenta justificar las suyas mediante el razonamiento lógico y el experimento".
    Esta premisa afirma que hay varias verdades, la religiosa y la empírica, ambas justificables según sus medios, y eso ya juega en contra de la ciencia. Es relativismo puro. Los alumnos dieron por certera una premisa no universalista, sino relativista. "Si existen varias verdades, tan válida es la mía como la tuya". Por tanto, todo es justificable.
    Esto conlleva a un debate eterno.

    La fe no tiene justificación. De hecho, es todo lo contrario. Es "creer por creer". Con esta premisa, se ha justificado lo injustificable, y se le da veracidad a la religión, poniendo la irreal fe a la altura de lo realmente empírico y justificable.

    ResponderEliminar