viernes, 30 de septiembre de 2011

¿Por qué queremos lo que queremos?


Crecer (salir del Jardín de infancia del Edén), ser como los mayores, tiene cierta relación con ser libres. ¿Qué es ser libres? Esta claro. Hacer lo que queramos (dentro de ciertos límites, parece, no puedo crecer quince metros, por ejemplo, por mucho que quiera). Pero la pregunta más interesante es: ¿por qué queremos lo que queremos?...Es obvio que (si no estamos locos) queremos lo que es mejor para nosotros, lo bueno. ¿Pero cómo sabemos lo que es bueno y nos conviene? ¿Por qué nos lo han dicho otros (los padres, los amigos, la publicidad, los profesores, los cuentos que nos contaban de niños y que nos siguen contando de mayores...)? Todos tenemos ideas, imágenes, ensueños... acerca de lo que es guay, bueno, chachipiruli... Pero esas ideas, imágenes..: ¿Son nuestras? ¿Las hemos elegido conscientemente nosotros? ¿O nos la han metido a traición en la cabeza?...Quizás esté aquí el meollo del problema de la libertad. Quizás somos libres no cuando hacemos lo que queremos, sino cuando sabemos (por nosotros mismos) qué es eso que queremos... ¿Y tú? ¿Sabes por ti mismo lo que quieres o quieres lo que otros quieren que quieras?


ACTIVIDADES

1. ¿Hay alguna circunstancia en la vida en que no podemos escoger entre, al menos, dos opciones?
2. Un filósofo del siglo pasado (Jean Paul Sartre) dijo que “el hombre está condenado a ser libre”. ¿Qué crees que puede significar esta frase?
3. ¿Es lo mismo "ser libre" que actuar "por capricho"?
4. ¿Puede uno escoger querer lo que quiere? ¿Somos libres para escoger lo que nos gusta?
5. ¿De qué depende que nos guste lo que nos gusta?
6. Tal vez queremos o nos gusta algo porque tenemos la idea de que va a ser bueno para nosotros. Ahora bien: ¿Tenéis ideas propias acerca de lo que es bueno querer? ¿O son prestadas (de vuestros padres, amigos, profesores, libros o películas favoritas...)? ¿Cuándo diríamos que nuestras ideas son nuestras y no inculcadas por otros?
7. ¿Sabés realmente lo que TÚ quieres y por qué lo quieres?

miércoles, 28 de septiembre de 2011

El mito del nacimiento del Amor



Cuentan que Platón cuenta, en su cuento titulado "El Banquete", como una panda de amigos, durante un banquete bien provisto de vino y alegría, comenzaron a discutir sobre ese tremendo demonio que es el amor. De todo lo que allí contaron os extraigo el cuento que Socratés contó sobre el nacimiento de Eros, el dios del Amor...

"(...) Cuando nació Afrodita (diosa de la belleza), los dioses celebraron un banquete y, entre otros, estaba también Poros (dios de la abundancia),el hijo de Metis (diosa de la prudencia). Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penía (diosa de la pobreza), como era de esperar en una ocasión festiva, y se quedo cerca de la puerta. Mientras, Poros, embriagado de néctar -pues aún no había vino-, entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Entonces Penía, maquinando, impulsada por su carencia de recursos, hacerse un hijo de Poros, se acostó a su lado y concibió a Eros. Por esta razón es Eros, por una parte, acompañante y escudero de Afrodita, al ser engendrado en la fiesta del nacimiento de la diosa y es por naturaleza un amante de lo bello. Siendo hijo, pues, de Poros y Penía, Eros se ha quedado con las siguientes características. En primer lugar, es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, como cree la mayoría, es, más bien, duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto,se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre. Pero, por otra parte, de acuerdo con la naturaleza de su padre, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, buen cazador, siempre urdiendo alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y hábil con las palabras. No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre. Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además,en el medio de la sabiduría y la ignorancia (...)"

¿Qué creeis que nos quiere decir Sócrates con este mito? ¿Qué significa que el amor o el deseo (Eros) sea hijo, a la vez, de la carencia y la abundancia, de la indigencia y la riqueza, de la ignorancia y la sabiduría...? ¿Tiene algo que ver este mito con lo que vosotros pensáis que es el amor? Avivemos el fuego y celebremos un banquete de (como mínimo) palabras para discutirlo...

lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Qué le dijo a Eva la serpiente?

He aquí una nueva versión (descubierta bajo los cimientos de una casa arrasada por el ejército israelí) del famoso mito del génesis. Para sorpresa de los teólogos es una versión dramatizada. Esta traducido del paradisiés, un lenguaje de gruñidos y silbidos que según se cree se hablaba en el paraíso original...

Eva.- (Se refriega los ojos soñolienta) Bueeeno, pues un día más siendo feliz junto al oso panda y estos leones hambrientos tan graciosos. Adán seguramente habrá ido a retozar por la hierba y a que los buitres le rasquen la barriga...
La serpiente (que baja desde la rama de un árbol).- Buenos días Eva. Te veo muy bien.
Eva.- Natural...Esto es el paraíso, chica. Por cierto, no te habían prohibido acercarte por aquí.
La serpiente.- Sí, en este paraíso abundan las prohibiciones por lo que parece...
Eva.- ¿Por qué lo dices?
Serpiente.- ¡Jo, todo el mundo lo comenta! El Viejo os ha prohibido comer del árbol de la sabiduría...
Eva.- Ah, sí. Ya no me acordaba... Es la ventaja de ser como un niño. Se te olvidan en seguida las rabietas. ¿Y qué más se comenta de nosotros?
Serpiente.- Ja, ja. ¿De verdad quieres saberlo?
Eva.- ¿Eh? Bueno, yo... No debería... Pero ¡qué demonios! Me muero de ganas. Cuéntame antes de que vuelva Adán, que es un histérico con eso de la ley y el orden.
Serpiente.- Pues mira hija, la verdad es que no se dicen cosas muy buenas. Que mucho ser los reyes de la creación, pero que luego no tenéis personalidad ninguna. Que para qué tanto estar hechos a su imagen y semejanza si no podéis hacer lo que hace Él y comer del árbol que os de la gana...
Eva.- Pero es que está totalmente prohibido comer del árbol del conocimiento.
Serpiente.- Sí, ya sé. Él os dicta lo que está prohibido, sin una sola explicación, y vosotros agacháis la cabeza y obedecéis. ¡Menudos reyes estáis hechos! Os trata como a niños de teta...
Eva.- Eso de saber debe ser muy malo, por eso Papá nos lo prohibe. El sabe lo que nos conviene.
Serpiente.- ¿Y cómo sabes que saber es malo?
Eva.- Ni idea. Me fío de Él. Tengo fe. ¡Es Dios, tía!
Serpiente.- Claro, y yo el diablo, no te j... ¡Él que va a decir!... (Sibilinamente y en voz baja) ¿Y no te gustaría, Eva querida, saber qué efectos tiene comer del fruto prohibido?
Eva.- Eh... bueno. Aunque no sé si debería...
Serpiente.- Ja, ja, ja (ríe diabólicamente durante un buen rato). Para tener tanta fe quieres saber un montón de cosas hoy, ¿eh?
Eva.- ¡Venga, dilo ya, antes de que me arrepienta!
Serpiente.- (En susurros) El Viejo sabe que si coméis del fruto podréis ser, de verdad, como Él, sabios y poderosos. Y me temo que no le gusta la competencia...
Eva.- ¡Dios mío, no me lo puedo creer!
Serpiente.- ¿Cómo que no? ¡Te crees cosas mucho menos lógicas a lo largo del día gracias a tu famosa fe!
Eva.- (Que se ha quedado muda y pálida unos instantes, mira fijamente a la serpiente y le pregunta casi tartamudeando): ¿De verdad crees que podríamos ser como dioses?
Serpiente.- Ja, ja, ja... Mira, háblalo con Adán y llámame luego. Ya sabes mi móvil: 666...


Intenta ahora responder a estas preguntas...
1. ¿Es común a las religiones culpabilizar el saber? ¿Por qué?
2. ¿Puede un Dios (un padre, un gobernante, un profesor...) permitir que sus criaturas (sus hijos, sus súbditos, sus alumnos...) se le igualen? ¿No nos han hecho a su imagen y semejanza? ¿No quieren acaso lo mejor para nosotros?
3. ¿Por cierto, qué simboliza realmente la serpiente? ¿Un diabólico dragón o demonio? ¿Un príncipe que nos despierta del sueño (de la inconsciencia) de la infancia? ¿Una de esas “malas compañías” (temidas por nuestros padres) que nos “corrompen” al mismo tiempo que nos empujan a crecer?...
4. ¿Por qué crees que cuando nos prohiben algo nos entran tantas ganas de hacerlo?

viernes, 23 de septiembre de 2011

La píldora de la felicidad.




Imagináos que soy el distribuidor de un nuevo medicamente (aún por legalizar, por lo que habría que llamarlo más bien droga) realmente alucinante, al que llamaré de momento "felicitina". Esta milagrosa sustancia se introduce en el cerebro de quien la toma, descubre allí lo que realmente le hace feliz y produce a continuación una alucinación en la que sucede todo lo que desea. Esta alucinación es perfecta, indistinguible de la vida real, como uno de esos sueños maravillosos de los que nos cuesta trabajo despertar. La píldora no produce efectos secundarios nocivos y es, de momento, gratuíta. Vuestro cuerpo permanecería sano y cuidado en una cámara de congelación. Y para vuestros padres y amigos crearíamos un clon idéntico a vosotros para que no os echaran de menos. Podéis probar con una primera dosis, cuyos efectos duran 24 horas. La segunda dosis tiene efectos para toda la vida. Y lo mejor: una vez que toméis la segunda dosis: ¡no vais a acordaros jamás de que habéis tomado la píldora y de que vuestra vida de ensueño no es más que una alucinación... ¿La tomareis o no? (Y por qué)...Los diez primeros que contestéis recibiréis de regalo un lote de películas ("Un mundo feliz", "Matrix" y "El Show de Truman"), siempre que toméis la pildora y me enviéis vuestra nueva dirección virtual.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Si los tontos son felices...¿Para qué venir a clase?


“Filosofía” significa en griego “amigo o amante de la sabiduría”. El “filósofo” es el que “ama el saber”, el que “busca la sabiduría”. Ahora bien, ¿nos conviene este amor?, ¿es bueno esto de querer saber?... Algunas filosofías y doctrinas religiosas piensan que el hombre en “estado natural” (como un animal o un niño) es ignorante, bueno y feliz, y que es la educación lo que le corrompe, volviéndolo malo e infeliz. ¿Será esto cierto? ¿Es mejor no saber demasiado? ¿Son más felices los animales, o los niños, o los tontos, que nosotros? ¿No será mejor no venir a clase (o venir, a lo sumo, para aprender algún oficio con que ganarnos la vida y ya está)? Tal vez, las asignaturas más teóricas que dais en el instituto habría que suprimirlas (sobre todo la filosofía, que es la más teórica de todas). Al fin y al cabo, ¿para qué sirven realmente? Para nada. Si queremos ser felices lo mejor es no pensar ni saber demasiado (ser, algo así, como Homer Simpson: cuanto más tonto e inocente, mejor)...



ACTIVIDADES.
1. Observa el siguiente capítulo de Los Simpsons, e intenta responder. ¿Qué le ocurre a Homer Simpson cuando le retiran el lápiz de cera que tiene alojado en el cerebro? ¿Por qué decide volvérselo a meter? ¿Qué te parece que se nos quiere decir en este capítulo?
2. ¿A quién te gustaría parecerte más: a alguien como Homer o a alguien como su hija Lisa?
3. ¿Coincides con Lisa en que cuanto más inteligente es alguien es también más infeliz? ¿Por qué?
4. ¿Qué significa el abrazo que, al final del capítulo, le da Lisa a su padre? ¿Es la felicidad y la bondad una cuestión de buenos sentimientos (más que de inteligencia)? Piénsalo.
5. ¿No sería mejor dejar de estudiar cosas que nos hagan inteligentes y "meternos un lápiz en el cerebro" para así ser tontos y felices?

lunes, 19 de septiembre de 2011

¡Bienvenidos a la Caverna! (Temporada 2011/12)



Cuenta un viejo sabio (al que los griegos llamaban Platón) que los hombres somos como prisioneros en una oscura caverna. En ella vivimos atados de tal modo que sólo podemos mirar hacia la pared del fondo, en la que aparecen imágenes con voz y movimiento (es algo así como si, desde pequeños, viviéramos en un cine y solo pudiéramos ver una pantalla en la que constantemente se proyectaran imágenes). Resultado: creemos que el mundo no es otra cosa que lo que aparece en esa pared (o pantalla).



Así vivimos todos los humanos -dice Platón- antes de empezar a filosofar: creyendo que el mundo es lo que vemos y lo que oímos que nos dicen desde pequeños… Pero algunos de estos cavernícolas (sigue diciendo Platón) no se acaban de fiar. Lo que ven y oyen en esa caverna es a veces demasiado absurdo, malo, injusto, feo… Por eso les da por pensar que debe haber “algo más” (con más sentido, más verdadero, más bueno, más justo...) y se empeñan en buscarlo…

¿No les pasa a estos cavernícolas lo mismo que nos pasa a nosotros? A veces, el mundo que vemos nos parece tan extraño y contradictorio, que nos preguntamos: ¿qué es de verdad este mundo (y qué pintamos nosotros en él)? ... Otras veces nos pasa que lo pasamos tan mal (o vemos a otros pasarlo tan mal) que nos preguntamos: ¿Cómo podríamos hacer un mundo más justo y hermoso? ¿Cómo podríamos llegar a ser de verdad felices?...De estas preguntas nace la filosofía, y de ellas hablaremos aquí, alrededor de ese fuego que simboliza a la razón.Así que bienvenidos todos, alumnos, amigos y compañeros de viaje. Comenzamos un nuevo curso subterráneo de preguntas y respuestas, una nueva expedición en pos de la luz que hay --nos dicen los sabios-- más allá de esta caverna...¿Será verdad?

"Ya no podemos dar marcha atrás, ni hacernos los dormidos, no sé que príncipe nos despertó, pero nuestros ojos abiertos sueñan ya con el Sol de la Verdad, el Bien, la Belleza y la Vida auténtica. Ahora sabemos que estamos perdidos y, por eso, que tenemos que buscar. Esto, y nada más, es el amor, el amor al conocimiento, la filosofía..." (Anónimo cavernícola)


ACTIVIDADES:

1. "Apariencia" y "realidad": ¿Qué te sugieren estas dos palabras? ¿Qué tienen que ver con el mito de la caverna?
2. Busca información sobre las películas "El Show de Truman" y "Matrix". ¿Qué relación tienen con el mito de la Caverna?
3. ¿Qué otros ejemplos se te ocurren de "cavernas"? ¿Es también el aula una especie de caverna como la del mito?
4. ¿Crees que el mito de la caverna tiene relación con lo que ocurre de verdad?
5. Si nuestra situación fuera como la de esos prisioneros del mito, ¿qué crees que deberíamos hacer?

domingo, 18 de septiembre de 2011

Resumen de la reunión sobre la religión.



¿Qué es la religión? ¿Es perjudicial o beneficiosa para las personas?... Estas fueron las preguntas que… ¡No respondimos!... Imposible, no nos dio tiempo ni para empezar a empezar. Comenzamos por ver la película “Ágora”, de A. Amenabar, que todos coincidimos en recomendar a nuestros amigos. Pero tras ella y pese a que creo que todos estábamos emocionados y deseando discutir (de hecho, dos personas se fueron por exceso de excitación o irritación –y de autocontención, diría yo- tras ver la peli), apenas nos dio tiempo para tratar un par de asuntos preliminares (eso sí, de forma tan ardorosa que parecía que estuviéramos eligiendo Papa). Discutimos de lo siguiente:


- ¿Cabe pedirle a una religión que sea “respetuosa” o “tolerante” con todo aquel que se aparte de sus creencias? ¿Son compatibles los términos “religión” y “tolerancia”?

- Inmediatamente surgió el problema de distinguir entre “tolerancia” y “respeto”. ¿Se puede tolerar algo que no nos parezca digno de respeto? Algunos pensábamos que no (es decir, que tolerancia y respeto deben significar lo mismo), y otros pensaban que sí (es decir, que se puede tolerar algo que no respetes –e incluso que se puede respetar algo y a la vez no tolerarlo-). Esto dio lugar a un largo debate. Los primeros pensábamos que tolerar o permitir equivale a un juicio de valor, tal como el que se supone bajo la decisión de respetar o no respetar algo. Los segundos pensaban que, a menudo, toleramos algo que no nos parece respetable, siempre que eso no nos afecte o no nos parezca demasiado grave (sin que, por ello, tolerancia equivalga exactamente a indiferencia). Más allá de esto, se planteó si tolerar/no tolerar significaba necesariamente actuar a favor/o en contra de aquello que tolerábamos o no.

- Dejando momentáneamente aparte la discusión anterior, se planteó si las religiones, dado el carácter absoluto o dogmático de sus valoraciones, tenían la capacidad de poder respetar (es decir, valorar) creencias diferentes a las suyas propias. La conclusión, a lo que parece, fue fundamentalmente negativa. Ninguna religión podría respetar (valorar) más que a sí misma.

- De otro lado, se preguntó si, supuesto que nuestras creencias no fueran absolutas o dogmáticas (es decir, que no pudiéramos demostrarlas como tales), deberíamos respetar toda otra creencia distinta a la nuestra (por ejemplo, la creencia de que hay que lapidar a las mujeres adúlteras y cosas así).

- Se planteo si la supuesta tolerancia que se observa entre creyentes de distintos credos en una misma ciudad o país era realmente “tolerancia” o más bien era mera indiferencia (mantenida siempre que no haya mucha necesidad de relacionarse, como en las ciudades en las que cada grupo vive aislado de los demás).

- Uno de los participantes arguyó que puede haber religiones respetuosas para con otras, como por ejemplo el budismo… Y, más o menos por aquí tuvieron que desalojarnos del Centro entre respetuosos y asustados de que hubiera tanta gente discutiendo de tales cosas un domingo por la tarde…

- Decidimos continuar (o más bien recomenzar) la discusión en fecha aún por decidir y que se publicará en el blog. Se admiten sugerencias para ver, antes de empezar, alguna otra película, documental, etc.

- Gracias por asistir a Felipe, Chanquete, Esther, Elena de la Gala, Elena Montero, Julia, Mat, Silvia, Juan, Sandra, José Ramón, Daniel, Maleinin, Jesús (y, bueno, a Alejandro y Carlos que espero que se queden en la próxima).

Y ya sabéis, entretanto nos volvemos a ver, y para no perder el hilo, podéis largar todo lo que se os ocurra sobre el tema (hayáis asistido o no) aquí en el blog.


Un saludo a todos!!

jueves, 1 de septiembre de 2011

Tertulia cavernícola: ¿Es la religión perjudicial para la salud?


Hola a todos. Bienvenidos al otoño. Volvemos a avivar el fuego de nuestra caverna con una nueva tertulia. Esta vez el tema es la religión. Pero en lugar de repetir como en un rezo nuestras creencias, de pedir deseos, de sentir amor o temor de Dios, o de practicar ciertos ritos... Vamos a pensar en lo que creemos, pedirnos unos a otros la verdad (o lo más aproximado), sentir dudas o certezas y no permitir más rito válido que el del diálogo... ¿Os parece esto religioso o no?...Para abrir boca os sugiero los siguientes tópicos (para que vayáis pensando):


1. ¿Qué es la religión? ¿En qué se diferencia de otros sistemas de creencias (y consecuentemente de deseos, sentimientos, actitudes, comportamientos, etc.)? ¿Qué tienen en común todas las religiones?...


2. ¿Es la religión (en general) algo nocivo o benéfico para el ser humano? ¿Qué tiene de valioso? ¿Debemos promoverla (o, como mínimo, tolerarla) o debemos rechazarla (o, como máximo, prohibirla)? ¿Es un mal/un bien inevitable? ¿Hay religiones mejores (o peores) que otras?...



La reunión se celebrará (salvo cambios de última hora que anunciaremos aquí) el DOMINGO 18, A PARTIR DE LAS 17.30 de la TARDE, en el ECONOMATO (Marquesa de Pinares s/n). Seguramente, veremos una película antes. De todos modos, echadle un vistazo al blog unos días antes, por si hay cambios. Os espero a todos (difundid la buena nueva, por fa, entre aquellos que creáis interesados).


Un abrazo a todos!!





Entradas por categorias

acoso escolar (1) alienación (6) alma (7) amor (24) Antropología y psicología filosóficas (97) Año nuevo (4) apariencia (1) arte (55) artículos ciencia (9) artículos ecología (19) artículos educación (150) artículos educación filosofía (61) artículos educación religiosa (3) artículos estética (31) artículos Extremadura (6) artículos libertad expresión (16) artículos nacionalismo (9) artículos parasofías (2) artículos política (196) artículos prensa (70) artículos sexismo (24) artículos sociedad (45) artículos temas filosóficos (27) artículos temas morales (130) artículos toros (3) Ateneo Cáceres (21) belleza (4) bioética (13) Blumenberg Hans (1) bulos (2) Byung-Chul Han (1) cambio (1) carnaval (6) carpe diem (1) ciencia y religión (11) cientifismo (5) cine (2) ciudadanía (9) colonialismo (1) conciencia (6) conferencias (4) Congresos (2) constructivismo social (1) consumo (2) Conversaciones con el daimon: tertulias parafilosóficas (2) Correo Extremadura (49) Cortazar Julio (1) cosmopolitismo (1) creativamente humano. (1) Cuentos filosóficos (21) curso 2017-2018 (1) Curso filosofia 2009-10 (1) Curso filosofia 2010-11 (47) Curso filosofía 2011-2012 (73) Debates en la radio (2) decrecimiento (3) Defensa de la Filosofía (38) deporte (6) derechos humanos (1) Descartes (1) desinformación (1) Día mundial de la filosofía (2) diálogo (5) Diálogos en la Caverna (19) Didáctica de la Filosofía (7) dilemas morales (17) Diógenes (1) Dios (4) drogas (3) dualismo inmanentista (4) dualismo trascendentalista (1) ecología y derechos de los animales (29) economía (21) Educación (261) El País (4) El Periódico Extremadura (297) El Salto Extremadura (1) eldiario (31) emergentismo (2) emotivismo ético (2) empirismo (2) enigmas lógicos (4) entrevistas (3) envejecimiento (2) Epicuro (1) Epistemología (14) escepticismo (1) espacio (1) Estética (87) Etica (9) Ética (216) eurocentrismo (1) Europa (2) evaluación (1) Eventos (1) existencialismo (3) falacias (4) familia (2) fe y razón (7) felicidad (8) feminismo (32) fiesta (4) Filosofía (30) Filosofía de la historia (3) filosofía de la religión (14) Filosofía del derecho (3) Filosofía del lenguaje (8) filosofía fuera del aula (1) Filosofía para cavernícolas en la radio (15) Filosofía para cavernicolas. Radio. (1) Filosofía para niños (5) Filosofía política (296) Filosofía social (53) filosofía y ciencia (18) filosofía y patrimonio (1) filósofos (1) flamenco (3) Gastronomía (1) género (21) Hermeneútica (1) Hipatia de Alejandría (1) Historia de la filosofía (4) Historietas de la filosofía (2) horror (1) Hoy (2) Humano (1) Humano creativamente humano (4) Humor (7) idealismo subjetivo (2) ideas (3) identidad (4) ilustración (1) Imagen y concepto (7) inmigrantes (6) intelectualismo moral (5) inteligencia artificial (6) Introducción a la filosofía (30) Juan Antonio Negrete (5) juego (1) justicia (7) Kant (4) laicismo (1) libertad (5) libertad de expresión (20) libros propios (3) literatura (2) Lógica (9) Los Simpsons (2) Marx y marxismo (3) matemáticas (4) materia y forma (5) materialismo (14) Medios de comunicación (515) memoria histórica (3) mente (7) metáfora (1) miedo (4) mito de la caverna (1) Mitos (12) modernidad (9) monismo inmanentista (10) monismo trascendentalista (2) movimiento (1) muerte (4) multiculturalismo (2) música (5) nacionalismo (22) natalidad (1) naturalismo ético (5) navidad (9) Nietzsche (2) nihilismo (2) nominalismo (1) ocio (1) olimpiadas (2) Ontología (47) orden (1) Oriente y Occidente (1) Paideia (2) pansiquismo (3) Paradoxa (1) Paradoxa. (1) parasofía (2) Parménides (2) PDFEX (10) pensamiento catedral (1) pensamiento crítico (7) Pensar Juntos (1) platonismo (16) podcasts (1) positivismo (1) postmodernidad (1) pragmatismo (2) Presocráticos (2) problema mente cerebro (6) prostitución (5) psicopolítica (14) publicidad (1) público-privado (1) racionalismo ético (3) rap (2) Red Española de Filosofía (1) relativismo (4) religión (27) respeto (1) Reuniones en el cavernocafé (28) Revista Ex+ (2) romanticismo (1) ruido (2) salud mental (1) Schopenhauer (1) Semana santa (4) sentido de la vida (7) sexismo (20) sexo (4) Sócrates (3) sofistas (2) soledad (2) solipsismo (1) Taller estética (6) Talleres filosofía (5) teatro (9) tecnología (14) Teología (7) terrorismo (5) tiempo (2) tolerancia (1) Trascendentalismo (6) turismo (3) utilitarismo ético (1) Vacío existencial (1) viajes (2) violencia (18)

Archivo del blog

Cuevas con pasadizo directo

Cavernícolas

Seguir en Facebook